En este mes de enero, aparte de realizar las declaraciones periódicas del 4º trimestre de 2019, también deberás presentar los resúmenes anuales del ejercicio.

Así, las fechas límites de presentación de las declaraciones más habituales que deberás tener en cuenta son:

  • Hasta el 20 de enero de 2020: declaraciones de retenciones e ingresos a cuenta como las de los rendimientos del trabajo o actividades económicas (modelo 111), de arrendamiento de inmuebles (modelo 115), o de rendimientos de capital mobiliario (modelo 123) 

Además, si realizas transacciones económicas con el exterior, deberás presentar ante el Banco de España una declaración informativa de los saldos de activos y pasivos financieros, por las operaciones de cobros y pagos exteriores, cuando los importes sean iguales o superiores a 1 millón de euros e inferiores a 100 millones de euros.

  • Hasta el 30 de enero de 2020: deberás presentar los pagos fraccionados de IRPF tanto para empresarios en Estimación Directa como en Estimación Objetiva (modelos 130 y 131), el IVA (modelo 303), las declaraciones recapitulativas de operaciones intracomunitarias (modelo 349) y el resumen anual del IVA (modelo 390).
  • Y Hasta el 31 de enero de 2020: el resto de resúmenes anuales de retenciones de IRPF (modelos 190, 180 y 193). 

Además, podrás domiciliar el pago de las declaraciones tributarias, hasta 5 días antes de su vencimiento. 

Pero, y ¿si llegados estos vencimientos, no puedo pagar? Pues aún tienes la opción de solicitar un aplazamiento o fraccionamiento a Hacienda, teniendo en cuenta que no podrás solicitarlos respecto de:

  • Las retenciones e ingresos a cuenta.
  • Los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades, y
  • Los tributos repercutidos (como el IVA), si bien, éstos últimos se permitirá que sean aplazables en el caso de que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente cobradas.

No obstante, respecto del IVA, Hacienda concederá el aplazamiento sin necesidad de acreditar que existen cuotas no cobradas y sin aportación de garantía, siempre que se soliciten por un máximo de 30.000 euros en 6 mensualidades para las personas jurídicas y en 12 mensualidades para las personas físicas.

Para aplazamientos por importe superior, de cualquier tributo, se deberá aportar garantía suficiente para cubrir a deuda y los intereses de demora más un 25% de la suma de ambas cantidades.

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies