El despido disciplinario está recogido en el Estatuto de los Trabajadores, art.54, como una de las causas para poder despedir a un empleado. Tal y como señala: “El contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, mediante despido basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador”.

Como establece el artículo, el incumplimiento del trabajador en sus obligaciones laborales debe de ser grave y culpable, requisitos que deben de concurrir al mismo tiempo, y no por separado.

En cuanto a las obligaciones incumplidas, estas por norma general vienen establecidas en todos y cada uno de los convenios por los que se rige la actividad desarrollada por la empresa, bien sea de empresa, sector, territorial…

Causas de despido establecidas en el art. 54.2

  1. Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo. El ET no determina el número de faltas al trabajo para que puedan ser causa de despido disciplinario. En todo caso, la jurisprudencia considera que deberán ser más de tres faltas de asistencia y atender a las circunstancias de cada caso.
  2. La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  4. La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo. Supone la pérdida de confianza del empresario por incumplimiento de los deberes de confianza y lealtad del trabajador
  5. La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  6. La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  7. El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa

Esta no es una lista cerrada de causas del despido disciplinario. Los convenios colectivos también suelen recoger una lista de faltas leves, graves o muy graves.

Indemnizaciones por despido en organizaciones empresariales

Cómo realizar un despido disciplinario

Para poder realizar un despido disciplinario, el empresario deberá de seguir un determinado procedimiento y cumplir unas determinadas formas.

En primer lugar, el despido debe de ser notificado por escrito, y consignar en la carta, con claridad y precisión, las causas, hechos o motivos que justifican la decisión adoptada. 

  • Descripción clara y detallada del comportamiento y de los hechos que se imputan al trabajador y por los que se le despide (quién los hizo, a quién, cuándo…).
  • Indicar las disposiciones legales y convencionales que regulan la causa del despido.
  • Indicar la fecha en que surtirá efecto el despido. La fecha del despido es importante porque el plazo de 20 días para que el trabajador pueda impugnar se cuenta a partir de la misma.

La carta deberá ser notificada fehacientemente. Los medios pueden ser personales, burofax, telegrama, conducto notarial, correo electrónico certificado y hasta whatsapp, siempre y cuando permita acreditar, llegado su momento, que ha sido notificada.

Cuando el trabajador es representante legal de los trabajadores, delegado sindical o delegado de prevención de riesgos, el despido exigirá la instrucción previa de un expediente contradictorio. Una suerte de pliego de descargos previo a la efectividad del mismo.

El trabajador dispone de 20 días para impugnar, oponerse al despido, para lo cual necesariamente deberá presentar papeleta de conciliación ante el servicio de mediación, conciliación pertinente, ante el cual se intentará un acuerdo. Si no lo hubiere, deberá presentar demanda ante el juzgado de lo social, siempre dentro de ese plazo inicial, no nuevo de los 20 días.

Tipos de despido

Llegado su momento se celebrará el juicio y el juez determinará el tipo de despido que es. Podría ser:

  • Despido procedente. Cuando quede acreditado el incumplimiento alegado por el empresario en la carta de despido debidamente cumplimentada y entregada. No lleva aparejada indemnización.
  • Despido improcedente. El despido será improcedente si el empresario no puede acreditar el incumplimiento del trabajador o no cumple con los requisitos de la carta de despido. Se podrá optar entre; Readmitir al trabajador, abonando los salarios de tramitación o, indemnizar al trabajador, quedando extinguida la relación laboral.
  • Despido nulo. Será nulo el despido cuando tenga por móvil alguna causa de discriminación prohibida por la Constitución o en la ley u otros motivos regulados en el ET. El trabajador es readmitido, con derecho a los salarios de tramitación. 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*