Ya iniciada la campaña de Renta 2020-2021, Hacienda ha aprobado un fraccionamiento extraordinario y específico para el pago de la declaración de la Renta.  Este pago fraccionado extraordinario está dirigido a aquellos que en el año 2020 recibieron prestaciones vinculadas a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

¿Quiénes pueden solicitar el pago fraccionado extraordinario?

Los que hayan estado incluidos en un ERTE durante el año 2020 pueden fraccionar el pago del importe de la deuda tributaria resultante de su renta del ejercicio 2020. Esto se permite tanto si se presenta la Renta en modalidad individual como si se presenta en la modalidad de declaración conjunta.

No aplica a los trabajadores desplazados a territorio español en el año 2020.

¿Cuáles son las condiciones de este pago?

El importe a pagar en la declaración de la Renta se efectuará en seis fracciones, con vencimiento los días 20 de cada mes. El primero será el día 20 de julio de 2021, sin devengo de intereses de demora y sin necesidad de aportar garantía.

Por tanto, si se opta al tiempo de presentar la declaración de la renta por el fraccionamiento especial en situación de ERTE, el importe a pagar que resulte se dividirá en seis partes iguales y cada fracción será cargada en cuenta bancaria el día 20 de cada mes (siendo el primer pago el 20 de julio de 2021 y el último pago el 20 de diciembre de 2021).

Lo que hay que tener en cuenta de cara a la declaración de la Renta 2018

¿Qué requisitos debe reunir la solicitud del pago fraccionado extraordinario?

  • Que el solicitante o cualquiera de los miembros de la unidad familiar (en caso de tributación conjunta) haya estado incluido en un ERTE durante el año 2020, habiendo sido perceptor en ese ejercicio de las correspondientes prestaciones.
  • Que no exceda de 30.000 euros el importe en conjunto que se encuentre pendiente de pago para el solicitante, tanto en periodo voluntario como en periodo ejecutivo, de las deudas de derecho público gestionadas por la AEAT y por los órganos u organismos de la Hacienda Pública Estatal.
  • Obligación de presentar la declaración del IRPF dentro del plazo voluntario de autoliquidación e ingreso. Es decir, con fecha límite el 30 de junio de 2021.

Por tanto, no se puede fraccionar el ingreso derivado de autoliquidaciones complementarias presentadas con posterioridad al 30 de junio de 2021. Tampoco en caso de presentar la renta de 2020 fuera de plazo, es decir, con fecha posterior al 30 de junio de 2021.

  • Este fraccionamiento es incompatible con el aplazamiento o fraccionamiento del pago standard regulado por el artículo 65 de la Ley General Tributaria (el cual sí genera intereses de demora al 3,75% anual), y también es incompatible con el aplazamiento especial de la declaración de la Renta (pago del 60% en junio y del 40% restante en noviembre). 

Sin duda este fraccionamiento extraordinario, puede ser un balón de oxígeno para los contribuyentes que han estado en ERTE en el año 2020 y que, como consecuencia de tener dos pagadores (empresa habitual y el SEPE), están obligados a realizar la renta del ejercicio 2020. Cabe recordar que esto ocurrirá al superar el límite de 14.000€ anuales brutos de rendimientos del trabajo y, además, les resulta una cuota a pagar (dado que el SEPE no ha efectuado retención en las prestaciones del ERTE abonadas). 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*