Comienza el mes de febrero y, tras el fin de las fechas tributarias de enero, es el momento de presentar la declaración más importante del año: la declaración de operaciones con terceros, más conocido como el modelo 347.  En dicha declaración deberemos informar, de forma desglosada y trimestral, de las operaciones efectuadas en 2020 con un mismo cliente o proveedor por importe superior a 3.005,06 euros (IVA Incluido).

Al igual que en ejercicios anteriores, se mantiene la obligación de informar respecto a los cobros recibidos de un mismo cliente, en efectivo, superiores a 6.000 euros anuales. A este respecto, os recordamos que en el 2020 tu empresa no debería tener cobros en efectivo por importe superior a 2.500 euros por operación. Este límite se prevé que próximamente el Gobierno lo reduzca a 1.000 euros con el fin de frenar el fraude en el IVA y en la economía sumergida, pero, a día de publicación de este post, este límite de 1.000 euros aún no está legalmente aprobado.

Por lo tanto, esta declaración informativa modelo 347, está considerada como la declaración más importante del ejercicio, puesto que los descuadres que se afloran en ella, son susceptibles de requerimiento por parte de Hacienda. Hay que tener en cuenta que lo que la Agencia Tributaria pretende es detectar los diferimientos de IVA de un trimestre a otro. De este modo, si se declara una venta en el segundo trimestre y su cliente la ha computado en el primero, Hacienda podría entender que está demorando el ingreso del IVA y pedirle explicaciones.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*