José Luis Izquierdo Martín, más conocido como Mago More, nos enseña, desde el humor, a adaptarnos a los cambios tecnológicos y a ser feliz en el trabajo.

Entrevista Mago More

¿Qué nos traerá la revolución tecnológica?

Cambios exponenciales. Hasta ahora estábamos acostumbrados a los cambios lineales, va a ser muy complicado seguir evolucionando como hasta ahora. Por eso el que más rápido se adapte tendrá éxito. Estamos ante un mundo de oportunidades como no habíamos tenido hasta ahora. Yo soy muy optimista, pero exige currar mucho.

¿Qué papel tendrá el hombre en este proceso?

Sin lugar a duda es fundamental. De nada sirve digitalizarse si las personas no se adaptan a esos cambios. Debemos juntar la inteligencia artificial con la inteligencia emocional. El que no se haga amigo de la máquina está abocado al fracaso.

¿Cómo se deben afrontar los cambios tecnológicos en el mundo laboral?

No se puede obligar a todos por igual. Los hay productivos y reactivos, pero eso no significa que no quieran cambiar. Debemos animar a unos y acompañar a los otros. A nadie le gusta cambiar y desde las empresas tienen que facilitar ese cambio.

¿Somos productivos?

Somos tremendamente improductivos. En una jornada laboral rendimos unas dos horas de media. El resto son interrupciones. Debemos plantearnos cómo mejorar todos y cada uno de los procesos. Cualquier cosa se puede mejorar y eso es imprescindible en un mundo donde cada vez hay que trabajar mejor.

¿Dónde está la felicidad en el trabajo?

En no tener fines de semana, o sea, dedicarte a lo que te gusta. Pero si no puedes trabajar en lo que te guste lo ideal es que te guste donde trabajas.

¿Qué valor tiene la risa?

La risa es la distancia más corta entre dos personas. Hace que todo sea más fácil. Un proverbio chino dice: ”Hombre sin sonrisa no abre tienda”.

¿Cómo se debe dirigir un grupo de trabajo?

Las dos grandes claves son la delegación y el liderazgo. Son las dos competencias más complicadas. Si das ejemplo te siguen, si dices una cosa y haces otra difícilmente serás el guía de nadie. Y para delegar tienes que seguir las 4 fases de la delegación. Si te saltas alguna es que lo estás haciendo mal:

  1. Yo hago, tú miras
  2. Yo hago, tú haces
  3. Tú haces, yo miro
  4. Tú haces

Conozco a muy pocos jefes que sepan delegar.

Si quieres leer la entrevista completa, la tenemos disponible en nuestro magazine, pinchando aquí.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies