La entrevista se ha realizado en mayo de 2020 y no aparece en la versión impresa de esta revista.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, alerta de la crítica situación para muchos autónomos creada por la pandemia. Asegura que si no se toman medidas contundentes, en este año, se perderán más de medio millón de autónomos. Solicita para ello prorrogar las ayudas y las prestaciones.

Lorenzo Amor ATA

¿Cómo ven los autónomos la situación económica y política actual?

Pues realmente muy muy complicada. Una de las cosas que necesita nuestra economía y nuestro tejido productivo para creer y consolidarse es que haya un clima de estabilidad que en estos momentos no se da.

Tan sólo durante el mes de abril España ha perdido 41.250 autónomos, un descenso del 1,3%. Es la mayor caída en los datos medios de afiliación desde que se tienen registros. Es realmente desolador, siendo la mayor pérdida de autónomos en un mes desde enero de 1983 y la segunda mayor caída de autónomos en un mes desde que hay registro.

Y el problema no es únicamente los autónomos que ya han echado el cierre. Porque los autónomos no se quieren dar de baja. Hay miles de autónomos que están o han

estado durante prácticamente dos meses confinados en sus casas, con 0 ingresos pero teniendo gastos en muchas ocasiones elevados (alquileres, seguros sociales de los empleados, cuotas de préstamos) y teniendo que pagar además su cotización a la Seguridad Social a pesar de no estar ingresando nada.

¿Qué necesitan los autónomos?

Los autónomos necesitan que el Gobierno haga una apuesta decidida por esos 3,2 millones de autónomos que hay en España. Que escuche sus necesidades y les apoye. No es momento de castigarnos ni de subir impuestos o aumentar la presión fiscal. Es momento de ayudar, de dar liquidez al colectivo.

No hay una única medida que se tome y solucione los problemas del colectivo, pues como he dicho somos más de 3,2 millones de autónomos que nos dedicamos a cosas completamente diferentes, y cada uno con problemáticas específicas.

Pero lo que si que es cierto es que los autónomos, en momentos donde la caída de la actividad para más del 80% es una realidad y donde son muchos los que han tenido que cerrar sus negocios de la noche a la mañana, con mercancías, productos que no van a poder sacar adelante o que van a perder es fundamental darles un respiro y que tengan liquidez, es decir, que no tengan que pagar sus cuotas a la Seguridad Social, o un aplazamiento de impuestos no solo de un mes, porque como hemos dicho durante todo este mes el 20 de mayo estaba claro que no nos íbamos a encontrar en una situación de actividad normalizada, sino que se debería de haber llevado el aplazamiento de impuestos hasta julio, presentando entonces los dos trimestres juntos son medidas muy necesarias.

La reciente medida de desligar los ERTE del estado de alarma ha sido una de las medidas que también llevamos días reclamando. Es necesario prolongar los ERTE tras la finalización del estado de alarma hasta después del verano, porque es evidente que la recuperación de la actividad, si la hay, va a ser muy gradual y difícil, y no sabemos en qué condiciones.

Y eliminar la burocracia es fundamental. Desde ATA venimos alertado de que el 95% de los autónomos podría quedarse sin ayudas sociales, la moratoria hipotecaria, el rescate del plan de pensiones, el aplazamiento del alquiler o el bono social eléctrico, entre otras, si no cierra del todo su negocio. Y es que para poder acreditar su situación de vulnerabilidad y poder acceder alguna de las ayudas en materia social adoptadas por el Ejecutivo (a excepción del rescate del plan de pensiones, donde es suficiente la acreditación de la bajada de la facturación), los autónomos tienen que presentar obligatoriamente, un certificado emitido por la Agencia Tributaria de cese de actividad. Esta burocracia está frenando que las ayudas lleguen a muchos autónomos. El simple hecho de haber tenido aprobada la prestación extraordinaria por cese de actividad debería ser un requisito de vulnerabilidad para poder solicitar estas ayudas sociales. En cuanto a las líneas ICO, aunque se han flexibilizado algunas condiciones, estamos viendo que hay atasco y más de la mitad de las solicitudes no están llegando.

¿Le parece que este Gobierno ha tomado las medidas que necesitaban los autónomos?

Claramente no. ATA ha trabajado con lealtad institucional al Gobierno y a las administraciones en todas las decisiones de materia sanitaria, apoyando todas las prórrogas del estado de alarma. El apoyo en el ámbito sanitario no significa un cheque en blanco en una serie de medidas que han estado cargadas de falta de dialogo, de improvisación, de correcciones posteriores y que no han conseguido atajar la hemorragia para los autónomos de nuestro país. La prestación por cese de actividad se ha modificado dos veces en tan solo 20 días y la última parece una enmienda a la totalidad de la primera. Además, hemos visto como el 95% de autónomos han quedado fuera de las ayudas sociales porque se les exigía tener la baja censal.

¿Cómo ve ATA el mercado laboral a futuro? ¿Qué propuestas harían?

Como he dicho antes, la situación es crítica para muchos autónomos. Si no se toman medidas contundentes todo apunta a que en este año, en 2020, perderemos más de medio millón de autónomos. Es fundamental prorrogar las ayudas y las prestaciones para que podamos salvar a muchos autónomos. No podemos dejar que cierre el mayor motor económico de gran parte del territorio español.

El último barómetro realizado por ATA a través de una encuesta a más de 3.000 autónomos apunta que seis de cada diez autónomos españoles han vuelto a la actividad. La incorporación a esta nueva realidad ha ido sucediéndose poco a poco y de manera desigual en el territorio español.

Somos conscientes de que indudablemente habrá sectores que les será más rentable tener cerrado que abierto ante las restricciones sanitarias y otros que no puedan abrir porque su actividad pueda verse afectada aun ante las restricciones; además hay una correlación evidente entre las comunidades donde mayor peso tienen sectores como la hostelería, comercio o

turismo que es donde menos incorporación ha habido y otra donde son los sectores como el agrícola, ganadero e industria los que predominan y que tienen una mayor incorporación de autónomos.

¿Qué propuestas plantearía para salir de la situación?

Los créditos tienen que llegan a los autónomos y hay que facilitar una línea de microcréditos directa de entre 12.000 euros o 15.000 euros por parte del ICO para que esos créditos lleguen. En el ámbito fiscal, el 20 de mayo tenemos el mismo problema que íbamos a tener el 20 de abril. El Gobierno tendría que haber planteado una moratoria de las obligaciones fiscales hasta el 20 de julio. En la Seguridad Social un autónomo que ha perdido el 50% de su actividad está en la cuerda floja y no le está llegando la ayuda por cese de actividad. Por tanto, hay que extender la ayuda a los autónomos que han perdido un 50% de actividad.

Mientras dure el estado de alarma, los autónomos no deberían tener que pagar la cuota, ya la abonarán posteriormente aquellos autónomos que no tengan derecho al cese de actividad. Estimamos que 700.000 autónomos van a tener que pagar la cuota a la Seguridad Social el 30 de abril y la van a tener que pagar porque el programa informativo de la Seguridad Social hace que todos los 15 de cada mes se manden la remesa a los bancos. A los que se les ha reconocido el cese de actividad entre el 15 de abril y el 30 de abril se les va a cobrar la cuota y también a los que se le reconozca la prestación en mayo.

En el ámbito laboral, hay que mantener los ERTE de fuerza mayor, incluso en el momento de la desescalada. Por ejemplo, un bar o un restaurante al que su nivel de mesas se le reduzca un 60% evidentemente no podrá afrontar la actividad con el 100% de la plantilla. Además, hay que prolongar las ayudas por cese de actividad a sectores que van a tener difícil la incorporación, como los que tienen que ver con el turismo, la cultura, los eventos…

Por otro lado, hay que establecer para todos los autónomos que se incorporen una tarifa plana. ¿Alguien piensa que un autónomo de comercio cuando termine el periodo de alarma va a poder pagar 283 euros de cotización?

¿Qué le pide a los políticos?

Responsabilidad. Que escuchen a quienes generan empleo. Que no es cuestión de “buenos” ni “malos” sino de intentar todos juntos salir de la situación en la que nos encontramos.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies