I.-¿Qué se entiende por Jornada Laboral?:

La jornada de trabajo es el tiempo que cada trabajador dedica a la ejecución del trabajo por el cual ha sido contratado. Se contabiliza, por el número de horas que el empleado ha de desempeñar para desarrollar su actividad laboral, dentro del período de tiempo de que se trate: días, semanas o años.

En el horario se determina el tiempo exacto en que cada día el trabajador ha de prestar su servicio, respetando la duración de la jornada establecida.

La duración de la jornada de trabajo, no puede ser superior a la establecida en el Convenio colectivo aplicable y su tope máximo se sitúa en 40 horas semanales de promedio en el cómputo anual. (Artículo 34 Estatuto de los Trabajadores)

El número de horas de trabajo efectivo ordinario no puede ser superior a 9 horas, salvo que en convenio colectivo se disponga otra cosa y siempre respetándose el descanso entre jornadas, excepto los menores de 18 años que no pueden realizar más de 8 horas diarias de trabajo efectivo.

II.-¿Qué tipo de jornada nos podemos encontrar?:

Jornada continuada:

Cuando la jornada diaria continuada supera las seis horas, debe establecerse un período de descanso durante la misma de duración que no debe ser inferior a los quince minutos.

Jornada partida:

Es la jornada de trabajo que incluye al menos una hora de descanso.

Trabajo a turnos:

Es un trabajo organizado en equipo en el cual los trabajadores van rotando sucesivamente por los mismos puestos de trabajo pero a horas diferentes y en períodos determinados de días o semanas.

Independientemente de las jornadas se debe respetar  los períodos mínimos de descanso.

Salvo que en convenio colectivo se establezcan períodos superiores, son:

1-Descanso semanal:

El trabajador tiene derecho a un descanso mínimo semanal de día y medio ininterrumpido. Como regla general, suele ser la tarde del sábado, o la mañana del lunes, y el día completo del domingo. Para los menores de 18 dieciocho años es de dos días, como mínimo.

2- Descanso entre jornadas:

Entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente deben pasar como mínimo 12 horas.

III.- Flexibilidad horaria laboral:

En este apartado no centramos  en la práctica más común que se está llevando  por parte de las empresas para flexibilizar el horario de trabajo, es una medida que están adoptando para conciliar la vida laboral y familiar y optimizar el rendimiento del trabajador, sin incurrir en más gastos para la empresa.

III.A.- Tipos de horarios flexibles:

Horario fijo variable:

Con este tipo de horario flexible el empleado tiene la posibilidad de elegir entre varios abanicos de horarios (con diferentes horas de salida y de entrada) la que más le convenga. Una vez elegido horario, éste se convertirá en su jornada laboral definitiva.

Horario flotante:

El trabajador elige su hora de entrada a su puesto de trabajo dentro de un margen establecido para ello. Esta clase de horario flexible tiene ventajas tanto para la empresa, como para el trabajador, porque de esta manera la empresa mantiene unos horarios de apertura al público superiores a las 8 horas.

Es la modalidad que más se acerca al horario libre, aunque muchas empresas que lo aplican tienen también como norma establecer unas horas mínimas en las que la plantilla debe estar presente en el puesto de trabajo. Con la modalidad de horario flotante el trabajador no siempre tiene que realizar todas las horas diarias, sino que puede acumular horas un día, y marcharse antes otro.

Horario libre:

Es quizás la modalidad de horario flexible más conocida o a la que aspiran más empresas y trabajadores. Con esta política de horarios no hay límites ni de entrada ni de salida, dando la posibilidad al empleado de trabajar de manera totalmente independiente, trabajando cuando más le conviene siempre y cuando cumpla con los objetivos que para él se hayan fijado.

III.B.- Ventajas del horario flexible:

  1. Permite una mejor gestión del tiempo: Los trabajadores, aun cuando no tengan responsabilidades familiares específicas, estarán más dispuestos a extender su jornada para la finalización de una tarea que está en marcha si saben que ese tiempo será recuperado posteriormente. En la práctica, es muy frecuente la realización de horas extraordinarias que no se remuneran, lo que genera malestar y posiblemente reducciones de rendimiento.
  2. Permite optimizar el tiempo de los trabajadores: En aglomeraciones urbanas, un horario flexible permite evitar horas puntas en transporte público o privado, reduciendo el tiempo perdido en los desplazamientos de y hacia el lugar de trabajo. El personal dedicará menos tiempo al trabajo sin que se reduzca el tiempo efectivo de prestación de servicios.
  3. Reduce el absentismo: Una de las causas de absentismo es la necesidad de atender necesidades derivadas de las responsabilidades familiares. La flexibilidad en los horarios de trabajo permite que el propio empleado o empleada administre las horas en las que debe prestar servicios.
  4. Facilita la retención del talento: Los trabajadores estarán más dispuestos a permanecer en una empresa que les permita satisfacer sus necesidades personales.
  5. Disminución del grado de estrés laboral y mayor comodidad del trabajador.
  6. Generación de un clima laboral positivo y óptimo.

Todo esto conlleva a un mayor rendimiento y productividad en el trabajo.

Con toda esta variedad de jornada y horario es importante realizar el control y registro de las mismas, ya que es obligatorio llevarlo a cabo por parte de las empresas.

IV.-Control de jornada de trabajo:

¿Qué y cómo se debe hacer?:

  • El registro diario debe ser firmado por el trabajador todos los días.
  • Debe entregarse una copia al trabajador junto el recibo de salarios.
  • Registrar tanto las horas ordinarias como complementarias (no existe posibilidad de realización de horas extraordinarias en el caso de trabajadores a tiempo parcial).
  • Debe ser guardado durante 4 años.
  • En caso de incumplimiento el contrato se presumirá celebrado a jornada completa para el caso de contratos a tiempo parcial, salvo prueba en contrario, y en el caso de trabajadores a jornada completa, el exceso de jornada se considerará realización de horas extraordinarias y se tendrá que cotizar y remunerar.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies