El portavoz del grupo popular en el Senado, Javier Maroto, alerta de la situación de la economía de España; pide al Gobierno actual que no derogue las reformas que han provocado que la economía crezca y aumente el empleo, pero sí mejorar alguna de ellas, como la reforma laboral. Maroto ofrece las propuestas de su grupo político para asegurar las pensiones y conseguir un sistema sostenible, equitativo y solidario.

La entrevista se ha actualizado en mayo de 2020 para incorporar la visión sobre la situación tras la crisis de la COVID-19.

Javier Maroto entrevista

¿Cómo ve el escenario social y económico tras la crisis por el COVID-19?

Los españoles hemos dado ejemplos en multitud de ocasiones de cómo afrontar las crisis y estoy convencido de que esta será una más, y que si ponemos todos de nuestra parte vamos a salir reforzados como sociedad. Pero es indudable que el escenario que va a dejar durante mucho tiempo no va a ser el deseable.

Esta situación sanitaria ha derivado en una gran crisis social y económica, de la que iremos viendo en los próximos meses y años su verdadera dimensión, pero que ya, en estos momentos, está generando una gran pérdida de riqueza, mucha desconfianza y, en consecuencia, un importante desempleo. Mire, el Banco de España preveía tres escenarios a partir de los cuales proyectaba sus estimaciones sobre el impacto en términos de crecimiento, empleo, y déficit y deuda pública en 2020.

De los tres escenarios, desgraciadamente, nos encontramos en el peor de los posibles, y aún así con posibilidades de empeorar. En ese contexto nuestra economía va a sufrir una evolución muy adversa, con un retroceso de PIB español entre un 15% y un 20% en 2020 motivado por componentes de la demanda interna. Por un lado, asistiremos a un desplome de la inversión en bienes de equipo por encima del 50% y a una caída de la inversión en vivienda y del consumo privado por encima del 10%. Además el sector exterior, tanto del lado de las exportaciones de bienes y servicios como de las importaciones van a caer muy significativamente lastradas por el deterioro del consumo y de la inversión privada.

Las cuentas públicas también van a sufrir porque las estimaciones más positivas establecen un déficit entre el 11% y el 15%, y una deuda de entre el 120% y el 125%.

Y todo ello, está ya teniendo un efecto muy negativo en el paro. Podemos volver a cifras muy cercanas a las de la anterior crisis. En concreto el Banco de España lo eleva al 21,7%. Podemos observar, como solamente en estos tres meses el paro a repuntado en 611.729 personas, siendo la cifra total de más de 3.850.000 personas.

Por tanto, el escenario es muy complejo y van hacer falta políticas económicas eficaces y serias como son las que hemos propuestos desde el Partido Popular para salir cuanto antes de la crisis.

¿Cómo calificaría las medidas aprobadas por el Gobierno?

Lo primero que hay que decir es que la crisis sanitaria, tal y como la hemos vivido en España, no tendría que haber alcanzado esta virulencia si el Presidente del Gobierno hubiera tomado las medidas adecuadas en el momento adecuado. Pero ya estamos conociendo documentos públicos y testimonios de integrantes de este ejecutivo que nos abren los ojos y explican por qué nuestro país ha sido uno de los más afectados por el COVID-19.

Las consecuencias para los ciudadanos españoles han sido desastrosas porque a este Gobierno le interesaba más una gran manifestación propagandística que la salud de sus ciudadanos.

Mientras, ocultaban las alertas de la OMS y de la Unión Europea y nos llamaban alarmistas a los que decíamos que tomaran medidas, exponiendo al contagio a centenares de miles de personas en las manifestaciones del 8 de marzo.

Desde el punto de vista sanitario, la crisis ha sobrepasado las capacidades de este gobierno. Por ahora, el número de personas fallecidas reconocidas oficialmente son 27.127, aunque todo indica que estaríamos en cifras mucho más altas. A ellos les da igual y juegan con las cifras de fallecidos, poniendo o quitando a su antojo. Las compras de material sanitario han sido un caos, respiradores, mascarillas, etc.,o no servían para el uso que se requería, o se pagaban sobreprecios porque se utilizaban intermediarios poco fiables; Los sanitarios han tenido que trabajar sin protección. No han protegido a los profesionales sanitarios y hemos llegado a ser el país del mundo con más infectados, 44.000, o lo que es lo mismo el 20% del total, y de ellos, medio centenar han fallecido; Los test tendrían que haber sido obligatorios; Han dejado que los familiares de los fallecidos no hayan podido despedirse de sus seres queridos.

De verdad que me gustaría decir algo que se haya hecho bien, pero es que no encuentro actuaciones que no hayan sido, en el mejor de los casos, una chapuza.

Solo hay que acudir a las actuaciones judiciales que se han presentado por distintos colectivos contra este Gobierno. El sindicato de funcionarios CSIF se ha querellado contra el Gobierno por delito de homicidio imprudente; La Asociación de Consumidores y Usuarios, por delito de lesiones por imprudencia; La Asociación Profesional de la Guardia Civil, por delito de vulneración de la ley de prevención; El Consejo General de Enfermería de España, pordelito contra la seguridad de los trabajadores; El Consejo General de Colegios Oficiales Médicos acudirá como acusación contra las compras de material fraudulento; La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, por la distribución de mascarillas defectuosas.

Las propias prórrogas del Estado de Alarma dejaron de tener sentido a partir del mes de Abril, teniendo como tenemos legislación ordinaria eficaz para haber mantenido el control de la pandemia. Tanta prórroga solo ha servido a los intereses oscuros del Presidente y sus socios.

Desde el punto de vista económico se anunciaron medidas para dar liquidez a pymes y autónomos que son los que más están sufriendo las consecuencias del COVID y están viendo como estas no llegan. Los ERTES no se pagan y no explican cuál es la razón. Nosotros apoyamos las ayudas por ERTE en el decreto 8/2020, pero luego las vincularon al estado de alarma, con lo que dejaban a miles de trabajadores y autónomos a la deriva.

¿Qué propuestas plantearía para salir de la situación?

En cualquier país de nuestro entorno no se entendería una salida de una crisis como la que estamos viviendo sin consenso entre las fuerzas políticas, pero esa no es la lógica de este Gobierno, que prefiere la crispación política por la frustración que siente al no haber sabido encarar la pandemia y sus consecuencias, junto con su falta de autocrítica en todo lo actuado. Por eso le contesto, que no es lo que nosotros plantearíamos, si no lo que le hemos planteado al Sr. Sánchez y a su gobierno.

Mire, a diferencia de lo que vimos en otras crisis sanitarias ocurridas no hace tanto tiempo, nosotros nos posicionamos desde el principiocon el Gobierno con una predisposición a colaborar. A Sánchez le costó, pero al final llamó a nuestro Presidente, el señor Casado, para llegar a acuerdos.Pero fue el propio Sánchez quien se apartó de esa línea de colaboración, y será él quien tenga que explicarla. Nosotros por nuestra parte hemos hecho público un plan con las medidas que entendemos que servirían para activar España. Y así lo hemos llamado “Activemos España”. Son medidas diseñadas en tres aspectos: el sanitario, el económico y el judicial.

Desde el punto de vista sanitario:

  • Que sea obligatorio el uso de mascarillas en la calle y recomendado para mayores de 65 años en espacios cerrados.
  • Realizar test masivos a la población, mapa de seroprevalencia y prueba a todos los profesionales sanitarios y de residencias de ancianos.
  • Impulsar un Pacto de Estado “Cajal” por la Sanidad, para fortalecer el Sistema Nacional de Salud y de cuidados de mayores con el fin de potenciar la investigación y la industria nacional sanitaria.
  • Poner en funcionamiento la denominada “huella digital”.
  • Prevenir y adaptar el sistema para futuras pandemias, reforzando la atención primaria y la atención telefónica, telemática y domiciliaria.
  • Establecer un depósito de material de protección centralizado.
  • Constituir una Agencia Nacional de Salud Pública y Calidad Asistencial.

Desde el punto de vista económico:

  • Exonerar del pago de impuestos a la apertura o reapertura de empresas provocadas por la crisis del Covid-19 hasta el 31 de diciembre de 2020.
  • Recuperar y extender la tarifa plana de 50 euros para autónomos.
  • Extender hasta el 31 de diciembre el pago de los ERTE.
  • Establecer un contrato bonificado para incorporar al mercado laboral a trabajadores procedentes de despidos como consecuencia del COVID-19.
  • Recuperar la credibilidad económica de nuestro país descartando subidas masivas de impuestos, acotar el gasto superfluo de la enorme estructura burocrática del Ejecutivo y cancelar la subida de sueldo para cargos electos.
  • Recuperar el proyecto de Tarjeta Social que aglutine y centralice con transparencia y responsabilidad en cada ciudadano todas las ayudas de las administraciones locales, autonómicas y nacionales, evitando duplicidades, también con la renta mínima.
  • Ampliar los mecanismos de liquidez a empresas y autónomos para evitar su cierre.
  • Plan de fiscalidad para hacer atractiva España a la inversión de empresas e industrias extranjeras y de aplazamiento de impuestos a autónomos y empresas sin ingresos por la pandemia.
  • Elaborar una agenda ambiciosa de reformas como la ley de unidad de mercado, la ley de segunda oportunidad y la ley de emprendedores.
  • Adaptar la economía al escenario post COVID-19, potenciando la digitalización, el teletrabajo, la flexibilización horaria y la extensión de las bajas laborales a los colectivos en riesgo y por edad.

Desde el punto de vista jurídico:

Realizar una desescalada jurídica para salir de la excepcionalidad constitucional a través de la legislación ordinaria y garantizar los derechos y libertades.

En este sentido, para mantener el mando único sanitario se aplicaría la Ley General de Salud pública y la Ley General de Sanidad, junto con la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud. Para establecer la limitación de movimientos, la Ley Orgánica 3/1986 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública y la Ley del Sistema Nacional de Protección Civil. Para coordinar las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Ley de Seguridad Nacional. Pero además contamos con el reglamento sanitario de la OMS y el Convenio Europeo de Derechos Humanos que permiten restringir y limitar el movimiento por razón de pandemias.

Para concluir, le diría que si estamos en esta pésima situación ha sido por no contar con un Gobierno responsable, incapaz de hacer autocrítica y que lamentablemente prefiere mentirnos a todos antes que sentarse y dialogar con el Partido Popular la salida a esta crisis.

Si quieres leer la entrevista completa, la tenemos disponible en nuestro magazine, pinchando aquí.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies