¿Te has preguntado alguna vez por qué no te cunde el tiempo? Si no tienes ese problema, no hace falta que sigas leyendo el post, porque lo tienes todo bajo control.

Ahora bien, si eres de los míos, estás en esfuerzo constante y haces menos cosas de las que crees que debieras hacer, quizás es el momento de parar y plantearte cuál es la realidad del tiempo.

El tiempo no se estira, es el que es. ¡Y es oro!

Cómo analizar tu tiempo

Así que te invito a parar y a analizar que falla. Si hicieras una pirámide y repartieras tus horas en estratos, ¿cuál sería tu reparto ideal?

Voy a mostrarte cómo he realizado yo mi análisis, para que veas los pasos que has de seguir:

1.- Establece unas premisas

1)  La semana tiene 7 días de 24 horas, de modo que disponemos de 168 horas. ¡168! ¡Ni una más, ni una menos!

2)  Voy a dar por bueno que 40 horas semanales de trabajo es una jornada justa.

3)  Y que 8 horas diarias de sueño son las adecuadas para tener una vida saludable. Eso hace un total de 56 horas a la semana con Morfeo.

4)  Así que nos quedan (168 – 40 – 56) = 72 horas de ocio. ¡Guau!

2.- Realiza el reparto de tus horas

Realiza este reparto en áreas, siguiendo las premisas que has establecido previamente. En mi caso, como soy autónoma y estoy empezando, he de tener en cuenta que lo tengo que hacer todo en mi mini empresa. ¡Soy todos los departamentos!

Es decir, tengo que producir, me tengo que vender, debo organizar mis procesos y mantenerme actualizada, porque vivo del conocimiento.

Por eso, mis grandes áreas de reparto son: jornada + descanso + ocio y he ahondado en la jornada laboral.

Un consejo: si quieres analizar tu tiempo, empieza por repartirlo en grandes áreas, no seas muy minucioso. Esto te permitirá profundizar en las partes que te interesan más.

3.- Crea tu pirámide de reparto ideal

De este modo visualizarás mejor cuántas horas deberías dedicar a cada área.

Gráfica reparto ideal de horas para la gestión del tiempo

Racional y bonito, ¿verdad?

4.- La hora de la verdad

Ahora, analiza tu reparto real de horas durante un tiempo. Yo he detallado durante tres meses cuál es mi realidad y me he encontrado con…

¡Ups! Como me descuide, le doy la vuelta a la pirámide…

Porque capaz soy de empezar a restar horas de sueño para dedicarlas a lo que racionalmente ya sé que no debo hacer. Sin embargo, he necesitado pararme y analizarlo.

Interpretar los datos

¡Vamos a poner las dos pirámides juntas!

Comparativas de gráficas de gestión del tiempo

Con estos datos, ahora sé que debo bajar mis horas de formación y organización interna. Aunque me encantan y me mantienen lúcida, me están restando tiempo a lo que es verdaderamente importante, que es mi ocio.

¡Con datos, son más fáciles las soluciones!

¿Y tú? ¿Sabes qué forma tiene tu pirámide del tiempo? Si eres como yo un “empeñado” en estirarlo, házmelo saber escribiéndome al correo [email protected] y te envío una Excel súper sencilla para que analices tus datos.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies