Seguimos a vuestra disposición con información y novedades de interés para empresas en el nuevo blog de CE Consulting. Para acceder pincha aquí.

Desde hace unos años, cada vez es más habitual la inversión en monedas virtuales: bitcoins, Iotas… etc,  denominadas todas ellas criptomonedas. Por ello, Hacienda ya se ha planteado el control de este activo. Tiene previsto, en la modificación del Ley de Medidas contra el Fraude, incorporar en la declaración de bienes en el extranjero (modelo 720) la obligación de suministrar información sobre las operaciones de adquisición, transmisión, permuta, transferencia, cobros y pagos con criptomonedas. También sobre la tenencia de monedas virtuales en el extranjero. Así que, en este punto, uno se pregunta: ¿cómo afecta la inversión en criptomedas en la declaración de la renta?

¿Afecta en la renta de 2020 haber invertido y desinvertido en criptomonedas?

La respuesta es sí. Si bien la moneda virtual o criptomoneda no tiene una definición en la normativa fiscal española, a nivel de la Unión Europea sí. Se define como “una representación digital de valor no emitida ni garantizada por un banco central ni por una autoridad pública, no necesariamente asociada a una moneda establecida legalmente, que no posee el estatuto jurídico de moneda o dinero, pero aceptada por personas físicas o jurídicas como medio de cambio y que puede transferirse, almacenarse y negociarse por medios electrónicos”.

En definitiva, la criptomoneda es un bien inmaterial que, si bien no es una moneda de curso legal, se puede intercambiar por otros bienes (otras monedas virtuales, derechos, servicios). Esto ocurre porque es aceptada como medio de pago por la persona que transmite el bien, el derecho o presta el servicio. Además, se puede comprar o transmitir la moneda virtual a cambio de una moneda de curso legal.

Y en la medida en que la criptomoneda tiene un valor en el mercado y es intercambiable, su transmisión va a generar una renta a declarar en la declaración de IRPF. 

¿Cómo tributa la inversión de criptomonedas en la declaración de la Renta 2020?

La compra de criptomonedas, en la declaración de la Renta, no tributa. Por tanto, la operación de inversión no tiene efecto en la declaración de la renta. Ahora bien, el intercambio de una moneda virtual por otra o a cambio de un bien o derecho (lo que se conoce como “permuta”), así como la venta de una moneda virtual a cambio de euros, sí generan renta para el vendedor.

En concreto se trata de una ganancia o pérdida patrimonial, ya que se produce una alteración en la composición del patrimonio. Esto ocurre porque sustituye una cantidad de moneda virtual por una cantidad de otra moneda virtual distinta o por un bien o derecho distinto. Como consecuencia de esta alteración en el patrimonio, se genera una variación en el valor del patrimonio.

Por tanto, encaja en la definición de renta de “Ganancia o Pérdida patrimonial” de la Ley de IRPF. Y ello, con independencia de que la criptomoneda que se transmite o se adquiere sea intangible. Es decir, no esté materializado en algo físico.

En el supuesto de permuta (canje de una moneda virtual por otra o compra de un bien o servicio a cambio de moneda virtual), para determinar la ganancia o pérdida, hay que tener en cuenta que el valor de venta de la moneda virtual será el mayor de los dos valores siguientes:

  • El valor de mercado del bien o derecho entregado.
  • El valor de mercado del bien o derecho que se entrega a cambio.

Siendo el valor de mercado de las monedas virtuales que se permutan, el que correspondería al precio acordado para su venta entre las personas intervinientes en el momento de la permuta.

El precio de adquisición será el que pagó en el momento de la compra, por el bien/derecho o moneda virtual que se entrega en la permuta.

¿A qué tipo impositivo tributa la venta de criptomonedas?

El importe de la ganancia o pérdida patrimonial, ya procedan de una operación de permuta entre monedas virtuales diferentes o de la venta de moneda virtual a cambio de dinero, son renta del ahorro. Junto con los rendimientos del capital mobiliario y el resto de ganancias netas patrimoniales del ejercicio, constituyen la base del ahorro.

Esta base del ahorro, en caso de ser positiva tributa a una mini escala:

  • 19%: los primeros 6.000€ obtenidos de base del ahorro.
  • 21%: el exceso hasta 50.000€ de base del ahorro.
  • 23%: el exceso de 50.000€ de base del ahorro obtenida.

En conclusión, la venta de criptomonedas genera una renta a declarar en la declaración de la renta, en la medida en que son transmisibles y tienen un valor de mercado.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*