¡Aún estás a tiempo de tributar menos en 2019! Por eso, a continuación, desde CE Consulting te vamos a dar una serie de pautas para que pongas en práctica antes de finalizar el año y reducir así, tu factura fiscal de 2019.

factura fiscal de 2019

¿Qué puedes hacer para reducir tu factura fiscal de 2019 si eres una sociedad (persona jurídica)?

Próximamente tu empresa cerrará las cuentas del ejercicio 2019, y si la cifra de negocios del año anterior fue inferior a 10 millones de euros (PYMES), la empresa podrá aplicar este año los incentivos previstos para las empresas de reducida dimensión.

En virtud de estos incentivos y por los nuevos activos que se adquieran, las empresas pueden computar como “gasto fiscal” una amortización superior a la que contablemente procedería. 

Esto se traduce directamente en un menor pago de impuestos este año, consiguiendo así un importante ahorro financiero, ya que se consigue retrasar el pago del impuesto sin coste alguno. Estos incentivos, y otros, son: 

  • Libertad de amortización con creación de empleo: se podrá amortizar libremente activos materiales nuevos, si la empresa aumenta su plantilla de trabajadores. 

Incompatible: con la aplicación de deducciones por contratación de personal y aumento de plantilla de trabajadores con discapacidad. 

  • Amortización acelerada de activos: se podrá amortizar los activos materiales adquiridos nuevos, por el doble del coeficiente según tablas

 

  • Amortización por el sistema degresivo: este sistema permite amortizar más cantidad los primeros años de vida útil de los activos, por lo que el ahorro financiero al pagar menos impuestos al principio, es evidente. 

Incompatible: con adquisición de edificios, mobiliarios o enseres.

 

  • Amortización del inmovilizado intangible: dependerá del tipo de elemento que se trate: (i) si el elemento aparece en las tablas oficiales de amortización, se podrá amortizar multiplicando por 2 el coeficiente de dichas tablas (ej.: software y resto de programas informáticos); y (ii) el resto de intangibles, se podrán amortizar multiplicando por 1,5 el coeficiente de amortización que les sea aplicable.

 

  • Amortización bienes de escaso valor: (en este caso no solo para PYMES): se podrán amortizar libremente los bienes nuevos cuyo valor unitario no exceda de 300 euros, y con el límite anual de 25.000 euros.

 

  • Amortización bienes usados: (en este caso no solo para PYMES): se podrán amortizar multiplicando por 2 los elementos que se adquieran usados. 

 

  • Amortización de bienes adquiridos en leasing: se podrán amortizar hasta el triple de la amortización según tablas (será el doble para empresas que facturen más de 10 millones de euros).

 

Importante: para que un leasing sea considerado como tal, la duración mínima del contrato deberá ser de 2 años para bienes muebles, o de 10 años para bienes inmuebles; y además las cuotas de amortización del principal deberán permanecer constantes o ser crecientes. 

 

  • Provisión por responsabilidades: serán deducibles las que procedan de litigios en curso, siempre que el gasto al que se refiere la provisión sea deducible fiscalmente (ej. no corresponda con sanciones previstas), y esté correctamente contabilizada.

 

  • Provisión por obligaciones legales/contractuales: serán deducibles las que se establezcan para pagos futuros establecidos legal y contractualmente, y de los que se tenga la certeza de la obligación a pagar, así como de su cuantía total (ej. Indemnización de trabajadores eventuales o los contratados por obra).

 

  • Provisión por garantías de reparación: serán deducibles las provisiones contabilizadas para cubrir los riesgos derivados de las ventas de bienes realizadas, cuando esté aún vigente la garantía de reparación y revisión de dichos bienes. El importe fiscalmente deducible deberá calcularse atendiendo a las garantías vivas. 

 

  • Periodificaciones: aunque los gastos deben computarse en el ejercicio en el que se devenguen, es posible que al finalizar el ejercicio se hayan devengado gastos que aún no se hayan pagado. Por lo tanto, serán deducibles fiscalmente, los gastos que se contabilicen por devengo en este ejercicio, pero se paguen en el siguiente:
    • Periodificación de intereses de aplazamientos de impuestos. 
    • Periodificación de los gastos del auditor.
    • Periodificación de la paga extra (el derecho a recibirlas se genera día a día).

 

Existen otros incentivos que suponen un ahorro directo y permanente y no un ahorro financiero como las amortizaciones o provisiones, ya que no tiene que devolverse en los años sucesivos. A saber: 

  • Insolvencia de deudores: se podrá computar un gasto fiscalmente deducible del 1% de los saldos de clientes/deudores pendientes de cobro al final del ejercicio (aunque no estén vencidos). 

En caso de saldos impagados que al cierre del año tuvieran más de 6 meses de antigüedad, deberán restarse para calcular el saldo anterior, ya que sobre éstos podrá dotarse un deterioro individual y específico por el 100% de cada crédito pendiente.

 

Importante: Los créditos adeudados por entes públicos (ej. Ayuntamientos) o empresas vinculadas (a excepción que estén en concurso), no podrán tenerse en cuenta en el cómputo, puesto que no se consideran insolventes en ninguna medida. 

 

  • Atenciones a clientes: serán deducibles los gastos incurridos por la adquisición de obsequios y regalos a clientes/proveedores con el límite del 1% de la cifra de negocios, no teniéndose en cuenta los gastos que, de acuerdo a los usos y costumbres, se realicen con el personal y los adquiridos para promocionar ventas, ya que éstos serán deducibles en todo caso.

 

  • Destrucción o deterioro de existencias: ante mercancías obsoletas o inservibles, se puede computar una variación de existencias negativa totalmente deducible, siempre y cuando se pueda justificar este deterioro: 
    • Guardando la factura y documentos entregados a la empresa encargada de la destrucción o tratamiento de residuos, donde se indiquen las existencias entregadas, o si es tu misma empresa la que va a destruirlas, un notario debería dar fe de dicha destrucción. 

 

  • Reducción de reserva de nivelación: se podrá reducir la base imponible positiva del ejercicio hasta en un 10% con el límite de 1 millón de euros, mediante la dotación de una reserva indisponible por dicha cuantía. 

 

Importante: Si bien, este incentivo no es definitivo, puesto que si en los cinco años siguientes a su dotación la sociedad no ha generado bases imponibles negativas suficientes para compensarlas, la diferencia deberá integrarse en la base imponible del periodo que finalice en dicho plazo de cinco años. 

 

  • Reducción de reserva de capitalización: (para todas las empresas, no solo para PYMES) se podrá reducir la base imponible en un 10 % del incremento de los fondos propios, siempre que dicho incremento se mantenga durante un plazo de 5 años (por lo que la entidad no debería distribuir dividendos en ese plazo), y se dote una reserva indisponible por el importe de la reducción. 

 

  • Bonificaciones: Llevar a cabo algunas actividades establecidas en la Ley permitirá aplicar algunas bonificaciones: 
    • Por actividades realizadas en Ceuta o Melilla: bonificación del 50%.
    • Por arrendamiento de viviendas: bonificación del 85%.

 

  • Deducciones: Llevar a cabo algunas acciones establecidas en la Ley permitirá aplicar algunas deducciones: 
    • Deducción por doble imposición internacional, aplicable por impuestos pagados en el extranjero.
    • Deducción por dividendos exteriores, si se reciben dividendos del extranjero, sin aplicar el régimen de exención. 
    • Deducción por aumento de plantilla de trabajadores con discapacidad.
    • Deducción por inversiones I+D, con porcentaje de deducción del 8%.
    • Deducción por innovación tecnológica, con porcentaje de deducción del 12%.
    • Deducción variable por el contrato de apoyo a emprendedores contratados en 2018, y que al finalizar el periodo de prueba de un año sigan en la empresa. 
    • Deducción por donativos a asociaciones o entidades sin ánimo de lucro. 

 

¿Qué puedes hacer si eres un empresario o profesional (persona física)?

Si desarrollas una actividad económica en estimación directa en el IRPF podrás deducirte una serie de gastos y aplicar una serie de incentivos fiscales que permitirán reducir al máximo tu tributación en el IRPF. 

  • Rendimientos con periodo de generación mayor a 2 años: se aplicará una reducción del 30% de los ingresos obtenidos de forma notoriamente irregular en el año (ej. subvenciones, indemnizaciones, premios…)

 

  • Provisiones deducibles y gastos de difícil justificación (Solo para tributación en Estimación Directa Simplificada): se aplicará una reducción del 5% del rendimiento neto positivo obtenido, con el límite máximo de 2.000 euros.

 

  • Inicio de actividad: se podrá aplicar una reducción del 20% del resultado neto positivo sobre un máximo de 100.000 euros, durante el primer año de obtención de beneficio y el siguiente.

 

  • Deducciones por creación de empleo (contrato apoyo emprendedores) y trabajadores discapacitados: también de aplicación en el IRPF realizando una actividad económica y cumpliendo determinados requisitos.

 

  • Deterioro de créditos: al igual que las empresas, los autónomos que realicen una actividad económica, podrán aplicar los gastos por insolvencias de deudores.

 

Importante: este gasto es compatible con la provisión del 5% por gastos de difícil justificación, al no tener la consideración de provisión sino de deterioro. 

 

  • Amortizaciones: aunque los autónomos en Estimación Directa Simplificada tienen aprobadas unas tablas de amortización específicas desde 2015, podrán aplicar también los incentivos para las sociedades PYMES comentados anteriormente (libertad de amortización por creación de empleo, amortización acelerada, bienes de escaso valor, bienes usados, etc.). 

 

  • Aportaciones a Mutualidades de previsión social: serán gasto deducible cuando dichas aportaciones actúen como alternativas al RETA.

 

  • Gastos de hoteles y restaurantes: serán deducibles con los siguientes límites y condiciones: 

 

CONCEPTO

ESPAÑA 

EXTRANJERO

Sin pernoctaMáximo 26,67€/díaMáximo 53,34€/día
Con pernoctaMáximo 48,08€/díaMáximo 91,35€/día

 

  • Se deben realizar con pago telemático (tarjeta o transferencia bancaria).
  • En días hábiles.
  • Y guardando evidencias de que los gastos están relacionados con la actividad (agendas, emails intercambiados con el cliente, pedidos, etc.)

 

  • Gastos de desplazamiento: como Hacienda suele ser restrictiva respecto de la deducibilidad de estos gastos, es importante poder demostrar que son realmente gastos del negocio y por tanto deducibles. ¿Cómo?: 
    • Recopilando pruebas para acreditar que los gastos son suyos (obtener factura a su nombre, guardar el ticket pagado con tarjeta, etc.)
    • Recopilando pruebas para acreditar que los gastos están relacionados con la actividad (justificantes de taxi con datos completos, de bus, metro o tren solo en horario laboral, etc.)
    • Desglosando en tus facturas emitidas la parte correspondiente a honorarios y la correspondiente a los desplazamientos. 

 

  • Gastos de vehículos: solo se pueden deducir los vehículos de uso exclusivo para la actividad y no para fines privados (aunque su uso sea accesorio o notoriamente irrelevante).

 

  • Seguros: serán deducibles los seguros pagados en beneficio del autónomo y sus familiares (cónyuge e hijos de hasta 25 años siempre y cuando convivan con él), con el límite máximo de 500 euros/persona/año. (El límite aumenta a 1.500 para personas con discapacidad).

 

  • Cursos: serán deducibles los cursos de formación realizados durante el año, si éstos son necesarios para el desarrollo de la actividad.

 

  • Atenciones a clientes: con las mismas limitaciones de las comentadas anteriormente para las sociedades. 

 

  • Gastos por suministros de la vivienda donde se ejerce la actividad: serán deducibles los gastos por suministros (ej. luz, agua, wifi…) por el importe resultante de multiplicar 30% por la proporción de los m2 de la vivienda usada para la actividad respecto de los m2 totales. 

 

¿Qué puedes hacer si eres un particular?

Como particular también estás a tiempo de reducir tu tributación si te encuentras en alguno de estos casos y realizas aportaciones antes de terminar el año: 

  • Deducción por adquisición de vivienda habitual: Si la compraste antes de 1 de enero de 2013, podrás deducir el 15% de los pagos que hayas realizado durante el año para su compra, con un límite máximo de 9.040 euros. Así que revisa las cantidades pagadas hasta ahora y valora realizar una aportación extra para llegar al máximo deducible. 

 

Recuerda que la deducción es por declaración presentada, por lo que, si compraste la vivienda junto con tu cónyuge, y presentáis declaraciones individuales, el límite máximo sería el doble (18.080 euros).

 

  • Planes de pensiones: al realizar aportaciones a los planes de pensiones, se puede computar una reducción en la declaración por la cantidad aportada, con el límite de:
    • El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. 
    • 8.000 euros anuales. 

 

Importante: si tu cónyuge obtiene rentas inferiores a 8.000 euros, podrás realizar una aportación en su plan de pensiones, que resultará deducible en tu renta, con el límite de 2.500 euros (10.000 euros en caso de discapacidad), sin que dicha aportación tenga el carácter de donación. 

 

  • Donativos a entidades religiosas o sin ánimo de lucro: realizar aportaciones a este tipo de entidades, permite deducir en tu renta: 
    • El 75% sobre los primeros 150 euros de donativo.
    • El 30% sobre el exceso. En caso de donativos recurrentes (los efectuados a una misma entidad en los dos años anteriores manteniendo su cuantía o aumentándola), el porcentaje será del 35%.
  • Aportaciones a partidos políticos y cuotas de afiliación: realizar estas aportaciones dan derecho a una deducción del 20% de las cantidades aportadas, con el límite de 600 euros.

Y, además, también existen otros incentivos fiscales que harán reducir tu tributación del año en tu renta: 

 

  • Deducción por alquiler de vivienda: si la alquilaste antes del 1 de enero de 2015, aún podrás aplicarte una deducción de un 10,05% sobre una base de deducción que dependerá de tu base imponible. 

 

Importante: esta deducción es compatible con la posible deducción autonómica que por este motivo, haya podido aprobar tu Comunidad Autónoma. 

 

  • Venta de inmuebles: no olvides computar todos los gastos incurridos en caso de haber vendido un inmueble (ej. impuestos de la compra, pago de la plusvalía municipal al Ayuntamiento, comisiones de intermediarios, costes de cancelaciones de hipoteca, notarios, etc.), pues te harán tributar menos. 

 

Importante: si vendes este año un inmueble comprado entre el 12 de mayo y el 31 de diciembre de 2012, solo se tributará por la mitad de la plusvalía, puesto que la otra mitad queda exenta.

  • Ventas a plazos: En caso de que en la venta de un bien haya mediado más de un año entre la fecha de la operación y la fecha del último cobro, podrás declarar la plusvalía en la proporción que corresponda en los años que se produzcan los cobros.

 

  • Alquileres: en caso de tener inmuebles alquilados, existen varios gastos que debes tener en cuenta, pues podrás deducir su cuantía de los ingresos obtenidos:
    • Impuestos, IBI, tasas de basura, etc.
    • Seguros, los relacionados con el inmueble de los que asumas el pago.
    • Intereses, de los préstamos que graven la vivienda.
    • Reparaciones, pinturas, arreglos, etc. que junto con los intereses no podrán superar el importe de los ingresos. 
    • Amortización: el 3% anual del valor de inmueble (excluido el suelo).
    • Amortización de muebles o electrodomésticos, según el porcentaje de las tablas. 
    • Servicios de portero, vigilancia, asesoría jurídica por litigios, etc.
    • Rentas no cobradas: si a 31 de diciembre de 2019 hubieran transcurrido más de 6 meses sin su cobro. 

 

 Importante: se reducirá en un 60% el rendimiento neto positivo individualizado obtenido, siempre que el contribuyente lo haya declarado. Si es Hacienda la que detecta un alquiler no declarado, en la regularización que ésta realice, no aplicará esta reducción del 60%.

 

Y, por último, si quieres reducir tu factura fiscal de 2019, no olvides tener en cuenta las posibles deducciones que te pueden ser de aplicación y de las que, si no has solicitado el abono anticipado, podrás deducirte en tu IRPF hasta 1.200 euros al año por cada una de ellas:

 

  • Deducción por maternidad: para madres trabajadoras con hijos menores de 3 años.
  • Deducción por discapacidad: para personas con ascendientes o descendientes discapacitados a su cargo.
  • Deducción por familia monoparental con dos hijos: sin derecho a percibir anualidades por alimentos y con derecho a la aplicación total del mínimo por descendientes. 
  • Deducción por familia numerosa: para los ascendientes que formen parte de una familia numerosa.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies