Cuando hacemos selección de personal no deberíamos buscar los mejores candidatos, sino los más idóneos. En la entrevista deberías obtener datos sobre la adecuación “persona / puesto / cultura” para minimizar riesgos de alta rotación y baja productividad y costes de contratación, de desvinculación, de tiempo y de energía en procesos de integración fallidos. En este artículo te contamos cuál es la mejor manera de entrevistar a un candidato.

3 Claves para entrevistar a un candidato

A la hora de llevar a cabo la entrevista a un candidato para una vacante en nuestra empresa hay tres pilares sobre los que explorar:

  • Adecuación y cumplimiento de requisitos: Hay candidatos que maquillan su curriculum o son ambiguos (con idiomas, formación, fechas, herramientas…). Haz preguntas que te permitan profundizar en ello y despejar tus dudas. Por ejemplo, comprueba el dominio de un idioma haciendo una pregunta en el mismo sin demasiado aviso y analiza si el candidato es capaz de responder sin problema y con fluidez.
  • Adecuación a la cultura y valores: haz preguntas que impliquen respuestas de opinión o valoración, p.ej ¿cómo era la relación con tu anterior jefe? ¿qué opinas de tu anterior empresa? ¿cómo y por qué se produjo tu salida? Provocan posicionarse y son efectivas para detectar candidatos conflictivos. Suele resultar muy revelador solicitar referencias sobre experiencias anteriores.
  • Nivel real de motivación por la empresa y el puesto: hay candidatos que no tienen madura la decisión de cambio y participan en los procesos sólo para tomarle el pulso al mercado laboral. Preguntas como ¿Por qué quieres cambiar? ¿Por qué te interesa nuestra empresa? ¿Qué es lo que más te atrae de trabajar aquí? permiten valorar su motivación. Un candidato interesado, probablemente articule una respuesta en la que constatar que ha buscado información, ha visitado la web… Tiene un esquema mental claro de las funciones y responsabilidades del puesto y las conecta con mucho sentido y claridad con cómo puede aportar valor con su desempeño. 

En general, el candidato adecuado confía en sí mismo y en sus posibilidades, tiene recursos para enfrentar todas las preguntas con soltura, aborda las entrevistas con interés, seguridad y sinceridad (no hay un motivo de descarte más contundente que la detección de mentiras), sin rodeos ni ambigüedades (contestado de manera directa a lo que se pregunta), consiguiendo conectar con el entrevistador y generando un ritmo fluido y un clima positivo. Aunque la última palabra con respecto a las incorporaciones la tienes tú como empresario, lo ideal para minimizar los riesgos en tu toma de decisión es externalizar las fases de búsqueda y evaluación con consultores externos especialistas en atracción de talento como los de CE Consulting Empresarial.

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies