Estados Unidos y China son dos grandes economías que compiten entre sí en muchas áreas, pero especialmente en la de conquistar, a través de sus exportaciones mercados internacionales, en ocasiones, países enteros que importan de uno, pero no de otro. 

eeuu y china

1ª Clave: Competitividad

Estados Unidos encabezó el Índice de Competitividad Global 2018, mientras que China se ubicó en el puesto 28. Este punto resulta clave porque integra diferentes variables, como el índice de sueldos, el valor de la moneda local -sea dólar o yuan- y la capacidad de manufactura y exportación. 

A pesar de que los centros manufactureros tienden a ubicarse en países donde la mano de obra y el valor de la moneda local son más baratos -hoy por hoy sudeste asiático, India o África, anteriormente otros países como China, Japón o México-, Estados Unidos se erige todavía como el país más competitivo del mundo. Esto implica que a pesar del alto valor del dólar respecto a otras monedas, como el yuan, compensa pagar salarios en dólares a los trabajadores norteamericanos, debido a su alta productividad, sólo superada por países muy pequeños como Luxemburgo, Noruega, Dinamarca o Islandia y, en menor medida, Suiza. 

2ª Clave: Innovación

Es clave reconocer que las industrias nacionales tradicionales como la de energía y alimentos son determinantes, tanto para China como para Estados Unidos. Pero no porque una industria tenga cientos de años deja de experimentar innovación. La industria gasística en Estados Unidos se beneficia de nuevas tecnologías que la hacen menos contaminante y más productiva. Estados Unidos es el principal productor energético del mundo, con diferencia. 

El énfasis en innovación y el clima empresarial en Estados Unidos es uno abocado a innovación, a registro de patentes, a mejorar procesos existentes y desarrollar nuevos. Se tiene la imagen de que China copia, pero no innova, mientras que en Estados Unidos las cosas suceden al revés. Esto es una suposición que se nutre de las constantes demandas y de la “guerra comercial” entre esos países, donde los políticos de más alto nivel, empezando por el presidente Donald Trump, constantemente anuncian sanciones contra empresas e individuos chinos por supuesto robo de propiedad intelectual e industrial o de prácticas de comercio desleales. Esto es interpretado como un esfuerzo por proteger la inversión en I+D+i que realiza Estados Unidos y no como una medida proteccionista motivada por la política.

3ª Clave: El tamaño no lo es todo

Si seguimos el gráfico histórico, China quizá se transforme muy pronto en la economía número uno del mundo por PIB. Hoy es número dos detrás de Estados Unidos. Pero la competitividad es un factor más importante que el tamaño del PIB, pues se vincula a la gente, que es el catalizador del desarrollo y el bienestar económico. Tener productividad implica la armonía entre varios sectores sociales: educativo, técnico profesional, académico, empresarial y gubernamental. Mientras que el tamaño del PIB es un concepto mucho más ambivalente que puede aumentar o disminuir sin reflejar su crecimiento un aumento en el bienestar social del país, de ahí que países muy pobres puedan tener PIBs muy altos. 

4ª Clave: La deuda y el comercio binacional

Estados Unidos y China mueven más de 650 mil millones de dólares al año en comercio. Con un déficit de la balanza comercial favorable ampliamente para China. Sin embargo, Estados Unidos exporta hacia China fundamentalmente productos de manufactura pesada, mientras que una parte significativa de las exportaciones chinas hacia Estados Unidos las constituyen industrias sin alto valor añadido, como la industria de juguetes, calzado y textil, que son más fácilmente reemplazables. 

En los últimos años, las tarifas e impuestos a la importación de productos chinos hacia Estados Unidos ha aumentado significativamente, medida interpretada en la misma línea que el punto anterior referido a la inversión norteamericana en I+D+i.

La deuda bilateral es un asunto en ocasiones sobreestimado. China posee alrededor de 1 billón de dólares de deuda emitida por Estados Unidos, una cantidad elevada, pero no es tanto cuando la ponemos en perspectiva. La deuda total de Estados Unidos supera los 20 billones de dólares y ésta pertenece fundamentalmente a personas, empresas y al gobierno estadounidenses. Japón también posee alrededor de 1 billón de dólares en valores de deuda norteamericana; Brasil, 300 mil millones de dólares e Irlanda 276 mil millones de dólares. 

En los últimos años, China ha vendido cientos de miles de millones de dólares, con el objetivo de apreciar el valor del yuan, apuntan economistas, pero esto ha tenido también un efecto negativo para la competitividad China, porque con un yuan más caro y salarios más elevados en China, muchos contratos manufactureros están migrando hacia países del sureste asiático o la India. 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies