Mujer feliz por la normativa fiscal

La normativa fiscal vigente permite aplicar diversos “trucos” que la gente no suele emplear y que, sin embargo, pueden reducir la factura fiscal de una manera significativa, tanto en las cotizaciones a la Seguridad Social como en las declaraciones de IVA y de IRPF.

¿Cómo puedes reducir la factura fiscal?

A continuación, exponemos algunos recovecos legales para conseguirlo.

Inversiones en ciertos planes

Puedes desgravar IRPF y reducir la cuota líquida sobre la que se calculará el gravamen del impuesto si: inviertes en planes de pensiones privados, satisfaces primas a los planes de previsión asegurados, realizas aportaciones a mutualidades de previsión social, contribuyes a planes de previsión social empresarial o pagas primas a seguros privados que cubran sólo el riesgo de dependencia severa o gran dependencia con un límite máximo de 8.000€ o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas.

Seguros de salud

Puedes reducir además hasta un máximo de 4.500€ en tu base imponible si tienes un seguro de salud. Esto en función de la cantidad aportada en esta cobertura privada, que se considera gasto deducible para los autónomos.

Gastos del hogar

¿Trabajas en casa? Pues dedúcete los gastos del hogar, entre los que se pueden incluir: las amortizaciones de hipoteca, las cuotas de comunidad de propietarios o IBI, suministros como el agua, la luz, etc., en función al espacio proporcional de la casa utilizado para la actividad económica.

Gastos relacionados con tu actividad

Si tributas en estimación directa en el IRPF puedes deducirte las cuotas de IVA correspondientes a los gastos directamente relacionados con la actividad:

  • Alquiler de oficina o local comunicado como centro de actividad a Hacienda.
  • Teléfono móvil.
  • Vehículo particular junto con gastos del seguro (100% si eres profesional del transporte o al 50% según qué casos).
  • Gastos de viaje y representación o de vestuario justificados por motivos profesionales.

Facturas impagadas

Si tienes facturas impagadas, puedes al menos, recuperar el IVA que hayas ingresado a la Agencia Tributaria, consiguiendo liquidez sin costes añadidos. Sólo si eres autónomo o persona jurídica y han pasado seis meses desde el vencimiento de la factura, podrás emitir una nueva rectificativa ante la Agencia Tributaria para anular la factura original que se incluirá en el trimestre correspondiente como si fuera una nueva factura emitida y que te permitirá recuperar el IVA no cobrado e ingresado previamente.

Alta en Hacienda a efectos de IVA e IRPF

Si acabas de iniciar tu actividad o vas a hacerlo, aunque aún no seas autónomo, solicita el alta en Hacienda únicamente a efectos de IVA e IRPF para poder deducir los gastos relacionados con la actividad marcando la casilla 504 del modelo 036. Posteriormente, tendrás que realizar el alta definitiva como autónomo presentando de nuevo un modelo 036 pero marcando esta vez la casilla 508 del modelo. De esta manera, obtendrás un dinero extra fruto de deducciones de IVA o IRPF antes de que tenga lugar tu alta real como autónomo.

Pagos a la Seguridad Social

Finalmente resulta también interesante tener en cuenta el ahorro que se puede tener relacionado con los pagos a la Seguridad Social. Por lo que debes estar atento a las siguientes circunstancias más destacadas:

  • Si vas a emprender, aprovecha la tarifa plana que te permite ahorrar unos 200€ al mes durante el primer año.
  • Si estás pensando en contratar, valora las diferentes opciones que están bonificadas: un familiar, un trabajador porque tienes que cuidar a un menor de 7 años, contratar a un menor de 30 años que esté inscrito en la Oficina de Empleo o a un mayor de 45 años con carácter indefinido.
  • Ayudas por convertir un contrato de primer empleo en indefinido o empresas con menos de 50 trabajadores que contraten a un mayor de 45 años desempleado.
  • Atención también si vas a ser padre o madre, o tienes riesgo durante el embarazo, y tienes que cesar tu actividad, recibirás el 100% de la cuota sobre la base fija o mínima al contratar un desempleado durante la sustitución.

Estos son sólo algunos ejemplos que te pueden ayudar a reducir la factura fiscal, por lo que es importante consultar las ventajas e inconvenientes para cada caso concreto. Así que si tienes dudas y quieres aprovechar al máximo estas oportunidades que plantea la ley, pregunta siempre a tu asesor fiscal.

 

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies