Indemnizaciones por despido en organizaciones empresariales

No son pocas las veces que se plantean dudas sobre si lo abonado a un trabajador en concepto de indemnización por despido debe tributar a Hacienda, es decir, si es necesario aplicar retenciones a dichos importes. Dichas dudas no surgen únicamente a nivel de un pequeño empresario, o por parte del empleado, sino que departamentos propios de RRHH de organizaciones de mayor entidad consultan qué fiscalidad aplicar a estas indemnizaciones.

Está bastante extendida la creencia de que en ningún caso están sujetas a retención. Sin embargo, esto no puede aplicarse de manera extensiva a todas ellas. Así como no todos los despidos son iguales, no todas las indemnizaciones deben ir asociadas necesariamente a un despido.

Por ello, en este artículo vamos a detallar, por un lado, aquellas que sí han de tributar a Hacienda en todo caso, y por tanto retener. Por otro lado, hablaremos también de aquellas que están exentas teniendo en cuenta sus ciertas peculiaridades.

Indemnizaciones sujetas a retención

Finalizaciones de contrato

Las cantidades de 12 días por año de servicio legalmente establecidos al finalizar un contrato tributan íntegramente. No obstante, existen modalidades de contrato temporal que no conllevan el abono de indemnización (modalidades de contratos de interinidad, de formación y prácticas)

Despido del personal de alta dirección

Este tipo de despido, aun cuando se declarara improcedente, estaría sujeto a retención.

Indemnizaciones superiores a 180.000€

Incluso para aquellas que por su naturaleza estén exentas de tributación siempre que superen este límite.

Indemnizaciones exentas de tributación

Despidos declarados improcedentes

Siempre que estos despidos pasen por un acto de conciliación o así lo establezca una sentencia judicial no será necesario practicar retenciones a estas cantidades.

Eso es así siempre que se cumplan los límites legales contemplados en el Estatuto del Trabajador. Esto es, 33 días de salario por año de servicio, hasta un máximo de 24 mensualidades (contratos celebrados después del 12/02/2012) ó 45 días por año de servicio hasta un máximo de 42 mensualidades (contratos anteriores a esta fecha).

Despidos objetivos y colectivos

Tampoco llevarán retención las indemnizaciones por despidos objetivos ni colectivos, independientemente de la causa que los origine.

Las cuantías de estos despidos parten del cálculo de 20 días de salario de servicio, hasta un máximo de 12 mensualidades. Sin embargo, pueden pactarse importes superiores a estos en el acto de conciliación o en el ERE, por ejemplo, 30 días por año. En estos casos, siempre que no superen los máximos contemplados para los despidos declarados improcedentes, estas indemnizaciones estarán exentas de tributar.

Otras situaciones

Tendrán la misma consideración de exentas las cantidades por extinción de contrato a instancia del empleado por incumplimiento del empresario, por muerte, incapacidad o jubilación del empresario.

En todo caso, todas estas indemnizaciones deben ir reflejadas en el recibo de saldo y finiquito del empleado.

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies