Si hemos sido llamados a una herencia, lo primero que deberíamos hacer es preparar un inventario con todos los bienes, derechos y obligaciones del fallecido, así como su valoración. De este total, nuestro derecho vendrá dado por lo que diga el testamento – en caso de que lo hubiera – o por lo que disponga la Ley. Suele ser un porcentaje que tiene, a su vez, un valor económico determinado.

Una vez realizado esto, podemos optar por rechazar o aceptar la herencia. Si estimamos que las deudas u obligaciones son mayores a los bienes o derechos, cabe renunciar a la herencia haciéndolo ante notario.

Aceptar la herencia

Si decidimos aceptar la herencia tendremos que llegar a un acuerdo entre los herederos sobre la adjudicación y reparto de los bienes. Para este reparto, hay que tener en cuenta los bienes que se dejan ahora, pero también las donaciones que hayan podido hacerse anteriormente, pues podrían tener que restarse de la cuota que les corresponda tras la partición.

Existe la posibilidad de aceptar la herencia “a beneficio de inventario“, en cuyo caso sólo responderemos de las deudas del fallecido hasta donde cubran los bienes de la herencia y sólo adquiriremos los bienes que queden en la herencia una vez se hayan pagado todas las deudas.

Por último, tendremos que liquidar el Impuesto de Sucesiones de la Comunidad Autónoma correspondiente a la última residencia del fallecido – en los últimos cinco años – así como la plusvalía municipal y el registro de la propiedad de los inmuebles de la herencia.

Cómo saber si tenemos derecho a una herencia

Ante el fallecimiento de una persona, sólo podremos saber si tenemos derecho a la herencia tras obtener una copia del último testamento.

Para ello, debemos disponer del certificado de defunción y del de últimas voluntades e ir con ellos a la notaría en la que se realizó el testamento. Es el testamento el que dirá si somos herederos o legatarios, caso este en que nos habrán dejado algún bien, una cantidad o un derecho concreto.

Pero, ¿qué pasa si la persona no ha hecho testamento? En ese caso, debemos ir a un notario para que declare que somos herederos legales, no por testamento (ya que este documento no existe).

Además, hay que tener en cuenta que con el fallecimiento también produce la disolución del régimen económico matrimonial. Por ello, antes de dividir la herencia, es necesario determinar qué bienes componen el patrimonio del viudo y cuáles el del fallecido, que será su herencia.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies