Autónomo revisando junto a su asesor los gastos deducibles

Si eres autónomo y realizas una actividad empresarial o profesional por cuenta propia y tributas en estimación directa (normal o simplificada), revisa los gastos que puedes deducir. En especial presta atención a los siguientes gastos, ya que desde el 1 de enero de 2018 tienen una nueva regulación en el IRPF.

Deducción de los gastos de manutención del titular de la actividad

El empresario/profesional se puede deducir sus gastos de manutención incurridos en el desarrollo de su actividad, siempre que:

  • Se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería,
  • Se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago (transferencia bancaria o tarjeta),
  • Y no se superen los siguientes límites cuantitativos (coincidentes con los importes para las dietas y asignaciones para gastos normales de manutención de los trabajadores):

* Manutención sin pernocta: 26,67 €/día en territorio español o 48,08 €/día en territorio extranjero.

* Manutención con pernocta: 53,34 €/día en territorio español o 91,35 €/día en territorio extranjero.

Se prohíbe, por tanto, el pago en efectivo. Sin embargo, no se exige que el gasto de manutención sea en una localidad diferente a aquella en la que se encuentra el centro de trabajo o el domicilio.

Se prohíbe el pago en efectivo y se elimina la necesidad de que el gasto se haya producido en una localidad diferente a la del trabajo o domicilio

Este cambio normativo en el IRPF no incorpora un nuevo gasto deducible para los empresarios y profesionales, que ya podían deducir como gasto los importes reflejados en las facturas cuando las comidas tienen relación con la actividad económica. Si bien, con esta nueva regulación Hacienda espera evitar la conflictividad que hasta ahora generaba la deducción de estos gastos ante la dificultad de la justificación, así como de su cuantía. En todo caso, Hacienda trata de evitar que se terminen deduciendo gastos personales o de ocio.

Gastos por determinados suministros cuando el empresario o profesional ejerza su actividad en su vivienda habitual

Desde el 1 de enero de 2018, en los casos en que el empresario o profesional use su vivienda habitual para el desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda – tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet– podrán deducirse en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Como ejemplo, si la vivienda tiene 100 m2 y se afecta a una actividad económica 20 m2 y los consumos en suministros son 180,00 €, el empresario/profesional podrá deducirse como gasto 180 x 0,20 x 0,30 = 10,80 euros, es decir, en este caso concreto un 6% del consumo de suministros 

En el caso de viviendas parcialmente afectas a la actividad, Hacienda ha venido admitiendo con carácter general la posibilidad de deducir los gastos de titularidad de los inmuebles, en la proporción en la que se encuentre la parte afecta en relación con la superficie total (amortización o cuota de alquiler, comunidad, IBI, tasa de basuras, gastos de financiación seguros, etc.).

Si bien, ha estado negando la posibilidad de deducir los gastos de los suministros de la vivienda habitual, al considerar que sólo era posible su deducción si se demostraba que el consumo estaba vinculado exclusivamente a la actividad económica (lo que implicaba tener que disponer de un doble contador de cada suministro, entre otras posibles pruebas).

Con la nueva regulación del gasto deducible de suministros, se trata de evitar la conflictividad generada hasta ahora, estableciendo un criterio objetivo de cálculo (30% de la proporción de metros afectos respecto al total de metros de la vivienda). Criterio basado en la postura que han venido defendiendo los Tribunales (el TEAC) y la Dirección General de Tributos (DGT) de facilitar la deducción de gastos de suministros de la vivienda, en base a un cálculo objetivo de las horas en las que se ejerce la actividad.

Para poder deducirse los suministros, la declaración censal debe identificar el inmueble afecto a la actividad e indicar los metros cuadrados dedicados a la misma

Para esta deducción es importante revisar la declaración censal (modelos 036/037) presentada por los autónomos que realicen su actividad desde su vivienda habitual. En dicha declaración debe identificarse como inmueble afecto directamente a la actividad e indicarse los metros cuadrados de la vivienda que estén afectos a la actividad económica.

A tener en cuenta

Además, es necesario que tengas en cuenta que más allá de las condiciones particulares que hemos especificado, hay que cumplir el resto de los requisitos que, con carácter general, se exigen a los gastos deducibles: justificación del gasto mediante la correspondiente factura y probar su vinculación con el desarrollo de la actividad y su correlación con los ingresos.

Por último, indicar que solo se ha modificado la normativa del IRPF al respecto de estos dos gastos comentados. A efectos del IVA soportado y su deducibilidad hay que atender a su regulación específica establecida por la Ley 37/1992 del IVA.

No dejes pasar septiembre sin revisar todos los gastos que puedes deducirte y recuerda conservar toda la documentación que ayude a justificarlos para poder así beneficiarte de la deducción. Si tienes cualquier duda respecto a los gastos que puedes deducirte, déjanos un comentario en este post o contacta con nosotros.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies