Natalia Peiro (Madrid, 1975) es la primera mujer al frente de la Secretaría General de  Cáritas. Un hecho que para ella refleja “el protagonismo de la mujer” en la institución. En esta entrevista hablamos de la colaboración entre empresa y tercer sector, de economía social y del papel de la empresa en la sociedad.

Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas España

¿Qué balance hacen de lo recogido en la Memoria 2017 de Cáritas?

Me gustaría destacar, por señalar solo algunos de los datos aportados, la clara preponderancia, por primer año, que tiene en los datos de la Memoria de los fondos destinados a los programas de Empleo y Economía Social, que suponen el 21.3% del total de recursos. Esto refleja cuál está siendo la apuesta de Cáritas por las soluciones basadas en la autonomía de las personas y un modelo de economía solidaria.

Pero, dicho esto, llamo también la atención al volumen de fondos que el conjunto de nuestra Confederación en España sigue destinando a Acogida y Asistencia, que son una quinta parte del total de recursos invertidos en 2017 y que pone de manifiesto la persistencia de numerosas situaciones de precariedad y emergencia en las familias, que se alargan en el tiempo. Es decir, aunque desciende ligeramente el número de personas que Cáritas atiende en situaciones de grave precariedad, este apoyo se mantiene durante más tiempo y a través de diferentes programas debido a la situación de vulnerabilidad en que se encuentran.

Como secretaria general, ¿cuáles son los principales retos que se ha marcado para estos cuatro años?

Los retos de Caritas Española, son los retos que enfrentan los 85.000 voluntarios y 5.000 trabajadores que día a día salen al encuentro, o reciben en los centros y parroquias a las personas más vulnerables de nuestra sociedad, el gran reto es cambiar sus vidas y para ello proporcionarles oportunidades y acompañarles en la denuncia de las situaciones, leyes o condiciones que les hacen vivir en peores condiciones, para que cambiando la situación, puedan recuperar una vida digna.

En este sentido, creo que los retos más importantes para estas personas son los del Empleo digno y economía solidaria, la dolorosa situación de las personas migrantes tanto en la salida de sus países, como en el tránsito como en la acogida – o más bien rechazo o temor – en los países de destino y por supuesto, el reto diario de las familias con menores a cargo, que tienen tantas dificultades en la etapa de crianza y educativa y reciben pocos apoyos o facilidades de la administración y de la sociedad.

A nivel global, el reto del cambio climático y para nosotros, en su relación con la pobreza, las emergencias y desastres y también la despoblación es clave para el futuro de todos.

Por último, desde la perspectiva organizativa, existe un gran reto para incorporar a jóvenes a ser parte de la familia Caritas, jóvenes voluntarios que nos acompañen y se comprometan.

Empresa y Tercer Sector

¿Puede hacer una valoración de la situación actual de colaboración entre el Tercer Sector y las empresas en España?

Hay muchos caminos para recorrer juntos y mucha posibilidad de mejora, pero es una relación afianzada y que no afronta ya ninguna duda.

Este año tendremos la oportunidad de ver una colaboración directa, a través de los impuestos, cuando las empresas tengan la oportunidad de destinar el 0,7% de su Impuesto sobre sociedades a las entidades del Tercer Sector, para colaborar con la acción social.

¿Cuáles son las principales razones que llevan a las empresas a iniciar esta colaboración?

La responsabilidad social es buena para todos. Por un lado, es un apoyo y una presencia cualitativamente mejor en la sociedad, pero también mejora la percepción de los clientes y otros actores respecto de esa empresa si es responsable socialmente. También, cada vez más importante, los empleados piden a sus empresas esa aportación a la sociedad, esto les genera un efecto positivo, un mayor sentido de pertenencia.

¿Qué fórmulas de colaboración existen?

Fundamentalmente la económica, a través de donaciones o convocatorias competitivas, pero este año, como ya he mencionado, también donando el 0.7% del Impuesto de Sociedades. Al igual que ocurre con el IRPF, marcando esta opción en su liquidación podrá destinarse a entidades sociales sin ningún coste para la empresa. Es un gesto que elige la empresa y que tendrá un valor enorme para la acción de entidades sociales como Cáritas.

Además, en materia de empleo y economía social es fundamental la colaboración ofreciendo empleo a través de nuestros servicios de intermediación laboral, prácticas no laborales y otros acuerdos de formación en el puesto de trabajo.

Todas las empresas tendrán la oportunidad de donar el 0.7% en su Impuesto de Sociedades

¿Qué pueden aportarse el sector privado y el no lucrativo mutuamente?

Hay un aspecto que me parece fundamental en esta relación y que tiene que ver con la dimensión social de la actividad empresarial, que no está dirigida únicamente a la obtención de una rentabilidad económica concreta a través de su actividad productiva, sino que, como parte esencial del tejido social del país, está llamada también a construir el bien común a través de su participación activa en el tercer sector.

Nosotros podemos aprender mucho de su capacidad de emprendimiento e innovación y el sector privado puede recibir de nosotros un conocimiento de la realidad que va más allá de un planteamiento meramente de mercado o financiero, es decir, de la dimensión micro de la economía, y por tanto más cercana a la vida de las personas y de su dignidad.

Hacia la economía social

Avanzar en la economía social, ¿es una oportunidad para las empresas?

Es una oportunidad para la humanidad, para construir un mundo más justo y para buscar soluciones al agotamiento de los recursos del planeta al que nos está llevando el crecimiento desmedido.

Pero, además, desde el punto de vista de los intereses empresariales, podemos ver como el colapso energético es una realidad a la que ya están haciendo frente muchas empresas por propia supervivencia, redirigiendo sus inversiones a energías renovables.

Del mismo modo, hay múltiples estudios que demuestran que las empresas que cuidan a sus trabajadores y generan ambientes de trabajo positivos, logran mayores niveles de compromiso y productividad.

Así mismo, cada vez hay más consumidores preocupados porque los productos y servicios que compran sigan criterios éticos y de respeto al medio ambiente. Esto tiene un interés directo en las estrategias comerciales de las empresas que se esfuerzan en visibilizar su compromiso con esos criterios.

Todas las empresas pueden incorporar un enfoque más centrado en la satisfacción de las necesidades colectivas, una cultural empresarial centrada en las personas y esto puede generar un tejido productivo de calidad, innovador y resiliente.

¿Cómo pueden las pymes – que conforman el 99,87% del conjunto empresarial español – sumarse a la economía social?

No todas las empresas tienen qué convertirse en alguna de las modalidades de la Economía Social (cooperativas, empresas de inserción, mutualidad…) pero sí pueden adoptar los principios de la Economía Social y Solidaria:

  • Empleo digno y estable, dando oportunidades a todos.
  • Conciliación
  • Cuidado del entorno
  • Cooperación
  • Participación y transparencia

Además, pueden apoyar la Economía Social y Solidaria utilizando los productos y servicios generados por otras iniciativas de la Economía Solidaria (Empresas de Inserción, Comercio Justo, Finanzas Éticas…)

¿Las empresas deberían incluir un balance para medir su impacto social al igual que hacen con su EBITDA?

Sí, desde la Economía Solidaria se defiende la necesidad del Triple Balance (Económico, Medioambiental y Social). Estos indicadores nos ayudan a conocer el impacto de su actividad, más allá de los resultados económicos de la empresa.

Esto permitiría a las empresas minimizar y corregir el impacto negativo de sus acciones tanto sobre las personas, el medio ambiente etc., así como poner en valor su contribución a una sociedad más justa y sostenible.

La economía solidaria defiende la necesidad del Triple Balance: Económico, Medioambiental y Social

¿Qué políticas e iniciativas hacen falta para realizar la transición hacia una economía circular y sostenible?

Además de políticas que fomenten y favorezcan que las empresas puedan transitar hacia una economía circular y sostenible, hace falta la convicción firme de que todos los actores económicos y sociales debemos avanzar hacia una sociedad más inclusiva y sostenible, ambiental y socialmente.  Todo esto es posible y es de justicia. Ya podemos ver en muchos ejemplos de empresas que se han tomado muy en serio la sostenibilidad como su principal estrategia empresarial y que además de seguir generando riqueza se están posicionando de manera que están liderando sus sectores de actividad. En demasiadas ocasiones escuchamos que las cosas son de una determinada manera y que no podemos cambiarlas, cuando no es cierto. Detrás de las grandes y pequeñas empresas hay personas tomando decisiones, decisiones que tienen una implicación ética con consecuencias para todos.

Para Cáritas la economía circular no sólo es un aspecto ambiental, la sostenibilidad debe tener en cuenta a las personas que participan en todos los procesos. Echamos de menos que el discurso sobre la misma se introduzca también a las personas y no se quede sólo en la parte que afecta al cuidado del planeta. Cáritas defiende y participa de la Economía Solidaria, un concepto que es mucho más amplio que el de la economía circular, que pone a la economía al servicio de la justicia social y del ejercicio de los derechos humanos y que antepone el respeto al planeta y a sus recursos a otros intereses de corto plazo.

Cáritas ha puesto en marcha 57 iniciativas empresariales bajo el marco de la Economía Solidaria

En este sentido, Caritas ha puesto en marcha 57 iniciativas empresariales bajo el marco de la Economía Solidaria en distintos sectores económicos. Muchas de estas iniciativas forman parte de Moda re- , un proyecto innovador que trabaja en el sector de la reutilización textil y que también integra el concepto de economía circular, cuyos principales objetivos son la generación de empleo social y sostenible, la transparencia, el destino ético de las prendas y el consumo responsable, promoviendo la economía social y solidaria a través de la recogida, reutilización, reciclado, donación y venta de ropa usada, dando una nueva vida a la ropa y a las personas que más lo necesitan.

“Reciclamos ropa – Insertamos personas” es el lema de Moda re- lo que te da una idea de cuán importante es para nosotros que ambos conceptos, social y ambiental, vayan de la mano.

Gracias a Moda re- en este momento están trabajando 750 personas, 450 de esas personas son personas cuyas biografías vitales son muy complicadas y que necesitan de apoyos no sólo para encontrar un empleo, sino también para mantenerlo. Además, gracias a este proyecto se están tratando más de 30.000 toneladas de ropa que recogemos en una red de casi 4.000 contenedores, lo que supone un ahorro de 56 millones de m3 de agua y 670.000 toneladas de CO2.

Empresa y sociedad

¿Cuál es el papel de la empresa en la construcción de una sociedad?

La empresa es un agente social que tiene un impacto fundamental tanto en su entorno inmediato como en un contexto más amplio e internacional. La empresa tiene una responsabilidad con el cuidado y mejora de este entorno. Desempeña un papel básico como generador de empleo y debería hacerlo desde un marco de condiciones laborales dignas.

Además, tiene un efecto directo sobre nuestro estilo de vida: qué consumimos, como se produce, cómo se comercializa etc. Es diferente acudir a la pequeña tienda de barrio o a la cadena internacional de supermercados. Incluso el comercio online están cambiando nuestros barrios, nuestras vidas y nuestras casas.

Las políticas de conciliación, gestión de la diversidad, igualdad etc. son fundamentales para dar un marco ético en las relaciones laborales.

Las empresas construyen la sociedad y en muchos aspectos están teniendo mayor incidencia que los propios estados. Tienen un gran poder y esto conlleva una gran responsabilidad.

Es fundamental el papel de las empresas en el cumplimiento de los derechos humanos

Nos parece interesante resaltar su papel fundamental en el cumplimiento de los derechos humanos, donde la empresa puede identificar, prevenir o mitigar los impactos negativos sobre estos derechos de sus actividades o de los deriven de sus relaciones de negocio, subcontratas, proveedores, etc.

Cree que en estos años de crisis, ¿las empresas han perdido su legitimidad como actores sociales?

La legitimidad no sabemos, pero lo que sí está claro que han aumentado su poder. Precisamente a través de las crisis, algunas empresas han aumentado sus ventas y ganancias. Del mismo modo que el miedo generado en la sociedad ha hecho que se interiorice la pérdida de derechos laborales y la precarización del mercado laboral como un mal necesario.

El afán de lucro es el mayor impedimento del cambio

El sector privado tiene recursos y poder suficiente para promover el cambio ¿Qué le frena entonces?

El afán de lucro por encima de todo, justo sobre lo que incide la economía social y solidaria que prioriza a las personas y las comunidades frente a la exclusiva mirada en el beneficio económico. La economía solidaria no está en contra del beneficio económico y el afán de lucro, pero sí en contra de que esté por encima de las personas y el planeta.

Es básico un cambio de mentalidad, no sólo en las empresas sino en la sociedad en general, encaminado a un consumo más responsable, a unas finanzas éticas y a una economía centrada en un crecimiento social y sostenible.

Queremos aprovechar y mencionar no sólo el poder de las empresas sino de los individuos como sujetos consumidores de sus productos. Eligiendo cómo consumir y donde hacerlo podemos optar por una transformación social y un modelo económico diferente.

Encuesta FOESSA: El empleo ya no asegura la integración social

Dicen los expertos que se ha salido de la crisis. Sin embargo, los datos que se avanzan de la encuesta FOESSA reflejan una realidad todavía muy preocupante. ¿Qué no debemos olvidar en tiempos de “bonanza”?

Efectivamente, hay datos positivos en términos de integración, y esos es muy bueno, pero en el espacio de la exclusión social, las personas que se encuentran en situación más grave son 1,2 millones más que antes de la crisis, nunca podemos olvidar poner el foco en los que peor lo pasan.

Por otro lado, nos preocupa la situación de muchas personas que están situadas en una posición muy frágil de integración social, 6 millones de personas que no tendrían recursos para afrontar un problema económico, de desempleo o de una nueva crisis si llegase el caso.

Una de las conclusiones quizá más alarmantes es que “el empleo ya no asegura la integración social” porque la precariedad – temporalidad y bajos salarios – ha hecho que un trabajo no permita cubrir las necesidades de los hogares.

 ¿El sector empresarial debe hacer una reflexión sobre cómo ha gestionado la crisis al igual que gobiernos e instituciones sobre las políticas impulsadas?

Las empresas son agentes de transformación social, por su capacidad de generar desarrollo, pero también porque son un actor fundamental para la solidaridad cuando se comprometen, tanto cuando sus políticas de personal son justas, como cuando son un espacio de innovación, de creatividad y de futuro para todos. Las personas, las familias, las organizaciones sociales y las administraciones necesitamos contar con el tejido empresarial para generar un contexto socioeconómico en que pueda desarrollarse una vida digna para todos.

Para Cáritas, el empleo es fundamental. No sólo como recurso económico, sino como factor de integración, y como pilar para la autoestima, la realización personal y la dignidad y el empleo se desarrolla principalmente en el tejido empresarial. En este sentido, la colaboración con las empresas y de las empresas, es fundamental para nosotros.

Es imprescindible que, especialmente en épocas de mejora económica, esto se refleje también en las maneras de hacer empresa y confiamos en eso, nuestro trabajo con las empresas busca esa transformación social en la que todos tenemos nuestro papel. No es posible transformar el modelo económico si el tejido empresarial no incorpora los criterios de la economía solidaria.

Desde Cáritas han aplaudido la iniciativa de subir del SMI. ¿Qué impacto tendría esa subida?*

Todo lo que suponga aumentar el nivel de rentas de las personas en situación más precaria y de fortalecer las condiciones laborales de los trabajadores es una buena noticia. Este es, precisamente, el contenido de una de las Propuesta políticas que elaboramos con motivo de las últimas elecciones legislativas y que hemos remitido a todos los grupos políticos.  Concretamente, en la quinta de esas Propuestas desde Cáritas proponemos que el Salario Mínimo Interprofesional tienda a equipararse siempre con el salario medio y no, como sucede ahora, al umbral de la pobreza, Y que, además, se garantice que se mantenga siempre por encima del incremento de la inflación.

Es una de las cuestiones que hace que el empleo sea digno. Si una persona trabaja, pero con el salario mínimo no puede garantizar el sustento a su familia, teniendo que recurrir a las ayudas sociales, esto es injusto y además desmotiva y socava la autoestima y la independencia de las personas.

¿Qué otras áreas necesitan una atención urgente por parte de las instituciones?

El apoyo a las políticas familiares y la garantía de ingresos mínimos a los hogares sin ingresos, también, la situación de las personas que quieren trabajar y vivir en nuestro país y no pueden hacerlo con suficientes garantías por encontrarse en situación administrativa irregular (migrantes irregulares)

*Esta entrevista se realizó en diciembre de 2018, antes de la publicación en el BOE de la subida del salario mínimo.

 
Ya tienes disponible la versión digital del número 81 del Magazine CE Consulting, con diferentes artículos profesionales en materia laboral, jurídica, fiscal y financiera, entre otras, así como entrevistas a personajes relevantes del mundo empresarial, fundacional y deportivo. Si quieres leer el Magazine CE Consulting completo, puedes acceder a su versión digital en este enlace.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies