Jesús Gil y Manuel Marrón fundaron Gilmar hace 35 años. Un tiempo en el que han ayudado a “clientes y amigos a encontrar la vivienda de sus sueños”. Con la fidelización como uno de sus pilares, Jesús Gil afirma que “no solo vendemos casas, sino que nos ocupamos de garantizar la tranquilidad de todos los que confían en nosotros”. En esta entrevista hace balance del sector inmobiliario en España, llama a la precaución a los inversores y se muestra escéptico con la forma en que la Administración planea intervenir en el sector.

Entrevista a Jesús Gil, consejero delegado de Gilmar

¿Qué balance hacen del 2018?

El sector inmobiliario está de moda. España confirmó su posición preferente entre los países más interesantes para invertir. Hemos constatado el interés inversor de fondos inmobiliarios extranjeros, tanto privados como institucionales, family offices, etc. En líneas generales, creo que ha sido un año positivo para todos, a pesar de la lentitud de la Administración, que sigue siendo algo incomprensible para lo que este sector representa.

España confirmó su posición preferente entre los países más interesantes para invertir

Si hablamos de Gilmar, hemos seguido creciendo y mejorando en todas nuestras líneas de negocio, y hemos continuado con nuestro plan estratégico.

¿Cuáles son sus perspectivas para 2019?

Esperamos poder comenzar el año con la inauguración oficial de nuestras nuevas oficinas comerciales en el Puerto de Santa María (Cádiz) y en las islas Canarias, que ya están funcionando. Abriremos también una nueva oficina en Málaga capital, lo que demuestra nuestra apuesta firme por la Costa del Sol, en donde ya tenemos tres oficinas en Marbella, Puerto Banús y Estepona. Seguiremos, además, analizando las oportunidades de negocio para plantearnos la presencia de Gilmar en nuevos puntos de interés en España.

En el plano internacional queremos afianzar la estrategia de alianzas comerciales que mantenemos con las mejores inmobiliarias del mundo. Seguiremos trabajando en la implantación de las herramientas necesarias para mejorar la eficacia y el contacto con nuestros clientes, algo que siempre nos ha distinguido.

El sector en España

Actualmente, ¿en qué situación se encuentra el sector inmobiliario en España?

Pensamos que el sector inmobiliario está algo desprotegido. Es un diamante en bruto que hay que mimar. Representa la creación de puestos de trabajo, de generación de riqueza en otras industrias, de aportación al crecimiento del país (PIB)… Pero seguimos pensando que está algo desprotegido.

La profesionalización del sector es la mejor que hemos tenido nunca. Los jóvenes profesionales que incorporamos a nuestra empresa llegan con una preparación académica y personal extraordinarias. Creo que la imagen del sector ha mejorado mucho en relación a otras épocas. Los principales agentes del sector están demostrando que la seriedad y el rigor profesional son las máximas que deben regir nuestra actividad, y los que cumplimos estos criterios tenemos la obligación de demostrarle a la sociedad que somos la herramienta adecuada para acompañar al comprador o al vendedor en sus operaciones de compraventa inmobiliaria.

Desde el punto de vista de las ventas, el sector está perfectamente consolidado. Hay muchas promociones de obra nueva en marcha.

¿Y el sector de lujo?

Parece que el número de operaciones inmobiliarias que podemos enmarcar en el sector del lujo ha aumentado. El creciente interés y el atractivo que ofrece España han provocado este crecimiento del sector. En Gilmar somos especialistas en satisfacer las necesidades de este tipo de clientes, exigencias al más alto nivel asociadas a evitar y/o solucionar cualquier incidencia en el menor tiempo posible, siempre dentro de un clima de privacidad y anonimato.

¿Es un buen momento para invertir en el sector inmobiliario?

Los períodos medios de maduración de la inversión en el sector inmobiliario son largos, aún más si se invierte para patrimonializar. Este año ha sido muy bueno para la inversión, pero a partir de ahora habrá que ser más cautos y evitar errores. Pero este sector no se mide solo por lo bien que se esté vendiendo ahora mismo, sino que – desde el punto de vista de la inversión – hay que mirar hacia el futuro.

Los inversores, tanto particulares como empresariales, deben extremar la prudencia

 

Este año ha sido tremendo en cuanto a las cifras, pero estas cifras, cuando los bancos aún están ‘soltando lastre’, pueden ser algo ficticias o poco reales. No es lo mismo que una persona se compre una casa a que un fondo le compre mil viviendas a un banco. Los descuentos son tremendos y esa inversión tiene bastante recorrido, pero los inversores, tanto particulares como empresariales, deben extremar la prudencia. En estos últimos cuatro años se podían cometer errores que, en cierto modo, puede subsanar la consolidación del mercado. Pero a partir de ahora, un error en una inversión puede generar un daño patrimonial difícil de solucionar.

 

La vivienda – la que esté en precio – seguirá vendiéndose muy bien. Si lo pensamos bien, no existen alternativas que ofrezcan la misma rentabilidad y seguridad que la inversión inmobiliaria.

Usted ha afirmado que a pesar de los datos positivos de los últimos años todavía existe incertidumbre en el sector ¿A qué se debe?

La administración nos tiene acostumbrados a ir por detrás de nuestra realidad. Los procesos vividos en España han hecho daño, sin duda, a este sector que es muy sensible a la inestabilidad política. El dinero es muy miedoso, y cualquier decisión política o administrativa le afecta mucho.

En los últimos meses hemos asistido a un espectáculo nada positivo para nosotros, con diferentes administraciones interviniendo en el sector de distintas formas, nada positivas para que se mantenga la estabilidad y, por tanto, la seguridad de los inversores.

¿Qué buscan los inversores extranjeros en el mercado inmobiliario español?

Buscan lo mismo que cualquier otro inversor. Seguridad jurídica y estabilidad. La situación de España en los últimos años ha ofrecido oportunidades de negocio, primero por los precios, que habían bajado ante la ausencia de compradores, y después por la reactivación del mercado, que vuelve a abrir las perspectivas de que se puedan cerrar operaciones de venta. El extranjero ve en España una rentabilidad segura.

Los precios de la vivienda han subido y se prevé que continúen al alza. ¿Es un reflejo del fortalecimiento del sector tras la crisis?

Los precios no dependen del fortalecimiento del sector, sino del mercado. Si un producto es atractivo tanto en ubicación como en precio, tendrá más compradores, habrá más gente interesada en comprarlo. Y si hay pocos productos similares, el precio subirá. Es cuestión de oferta y demanda.

La subida de los precios en determinadas zonas corresponde a una estabilización de los mismos, después de muchos años de bajadas constantes ante la falta de compradores.

Usted ha sido crítico con las actuaciones de ayuntamientos en ciudades como Madrid o Barcelona en cuanto al sector inmobiliario. Por ejemplo, en el caso de Wanda y el Edificio España. A su juicio, ¿qué papel deberían tener los organismos municipales y la Administración Pública dentro del sector?

Como ya he dicho, el sector inmobiliario es un diamante en bruto que hay que mimar. La Administración cumple su papel si establece el marco jurídico y legal, si acompaña en tiempo y forma a una actividad empresarial que genera empleo y riqueza.

La Administración debería de centrarse en establecer el marco adecuado para fomentar el desarrollo económico y, por tanto social, del país, evitando ir por detrás o ralentizar con complejos procesos burocráticos a un sector tan sensible a pequeños cambios o intervenciones que podrían carecer de sentido, sin lógica alguna.No creo que se trate de intervenir, sino de acompañar, garantizando la seguridad y protegiendo a los que actúan conforme a la legislación frente a aquellos que traten de aprovecharse de un momento histórico favorable.

En resumen, facilitar la inversión y, por tanto, el empleo y el crecimiento de la economía.

Esta entrevista a Jesús Gil fue realizada en noviembre de 2018 y publicada en nuestro Magazine CE 2019. Un número, el 81,  con diferentes artículos profesionales en materia laboral, jurídica, fiscal y financiera. Puedes leerlo completo, en este enlace.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies