Lecciones del deporte aplicadas al mundo empresarial

El mundo de la empresa en general, y cualquier directivo en particular, debe contínuamente fijarse en lo que sucede en otro estadio y, adaptándolo, aplicarlo en su gestión diaria. Y una de estas fuentes, llamémosla de inspiración, bajo mi punto de vista es el mundo del deporte profesional.

Equipo luchando junto contra la desmotivación

 “Cree en mi experiencia; hallarás más en el bosque que en los libros. Los árboles y las piedras te enseñarán más que cualquier maestro”. San Bernardo (1138 d.C.)

Desde que existe, la humanidad ha copiado, adaptado,lo que hay en otro estadio para desarrollarse. De esta manera, se intenta conocer y, por qué no, prever la razón por la cual suceden las cosas y, si se puede, influenciar sobre ellas para mejorarlas.

Siguiendo este patrón, considero que mucho podemos adaptar a la empresa del deporte profesional. Y por ello quiero exponer aquí un caso concreto: lo sucedido la temporada pasada (2017- 2018) en el equipo de baloncesto del FCB.

El caso de estudio

En febrero de 2018, el club blaugrana decide cesar al entrenador, cuyo nombre se omite por respeto, a mitad de la temporada con un balance de 21 derrotas por 19 victorias en todas las competiciones. En su lugar, se contrata a Svetislav Pesic (quien ya estuvo años atrás en una primera etapa siendo su mayor logro – que no único – la consecución por primera vez en la historia del club de la Euroliga, antigua Copa de Europa).

Pesic, tras solamente una semana en el cargo, fue capaz de dar un giro copernicano al equipo que terminó ganando la Copa del Rey. Para ello, tuvo que derrotar, consecutivamente y por este orden, al Baskonia, el equipo que en esos momentos practicaba el mejor baloncesto de España (o al menos eso decían los periodistas deportivos entendidos en la materia); al Gran Canaria, anfitrión del torneo; y, en la final, al Real Madrid (con lance final discutible aparte), campeón de casi todo en los últimos años, y de esta competición concretamente, el campeón de las últimas cuatro ediciones.

El síntoma: la desmotivación

¿Qué motivó este cambio de tendencia en el equipo? ¿Qué aportó Svetislav Pesic para obrar el milagro? Mucho se escribió al respecto. Por mi experiencia profesional puedo afirmar que, en aquellas empresas en las que cuando he llegado hay problemas, uno de los síntomas más claros es la desmotivación del personal a todos los niveles.

Indiscutiblemente, la plantilla que se encontró Svetislav Pesic estaba desmoralizada, apática, temerosa de cometer fallos en la pista de juego, incapaz de remontar un partido cuando se les ponía cuesta arriba, e, importante, nadie en la pista asumía el rol de líder. En la vida, las cosas no suceden porque sí; siempre hay una razón.

¿Por qué se llega a una situación similar en las empresas?

Las causas pueden ser varias:

  • Falta de liderazgo
  • Mala dirección
  • Toma errónea de decisiones
  • Implantación de una cultura de desconfianza(emocional y profesional)
  • Poca o nula comunicación
  • Poca valoración de las personas
  • Empatía nula entre directivos y empleados
  • Rencillas que aparecen por diversos motivos
  • Sensación o percepción, a veces equivocada, de que la empresa no funciona correctamente
  • Atribución de los éxitos de todos solamente a unos pocos
  • Atribución por parte de esos pocos de los méritos y del buen quehacer de otros
  • aplicación de varias escalas salariales
  • Cobro atrasado de nóminas
  • Inexistencia de objetivos o, si están definidos, no comunicados a los directivos y mandos intermedios, y si están comunicados, ausencia de su seguimiento y, por tanto, desconocimiento de su grado de cumplimiento.

¿Qué conlleva la desmotivación de la plantilla?

La desmotivación de la plantilla es síntoma de que algo sucede, y a la vez, es causa de otros problemas para la empresa:

  • Elusión de responsabilidades por parte de empleados y directivos
  • Posibilidad de boicot, de los empleados a la empresa y/o a los directivos, y de los directivos a los empleados
  • Bajas laborales temporales, con el consecuente coste para la empresa
  • Rotación de la plantilla
  • Apatía e indiferencia por el trabajo, etc.

¿Qué hacer ante un equipo desmotivado?

Lo primero que tiene que hacer un buen directivo, tanto si ya forma parte de la organización a quien se le encomienda la tarea de revertir una situación negativa como si ha sido contratado como consultor externo o interino,es precisamente lo que hizo Pesic: “levantar la moral de la tropa”.

Para ello, en primer lugar, debe ganarse la confianza de todo el mundo, tanto del Consejo de Administración como de la totalidad de la plantilla. Y por toda la plantilla me refiero desde los más altos directivos hasta el último peón. Después, aplicar sus fórmulas de trabajo sin titubeos pero sin esperar resultados de inmediato. En una compañía cambiar instrucciones es tarea fácil, muy fácil; cambiar hábitos adquiridos o una inercia negativa requiere tiempo.

En los siguientes artículos de este blog seguiré exponiendo ejemplos de cómo un directivo puede aprender del mundo del deporte profesional. Si tú también has aprendido lecciones de gestión empresarial a través del deporte, comparte tu historia en la sección de comentarios.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies