Mujer comprobando en las pantallas del aeropuerto el retraso en los vuelos

Pocas cosas sientan peor que los retrasos o las cancelaciones de los vuelos cuando nos vamos de vacaciones. Este año se han anunciado ya dos huelgas importantes en plena temporada estival: la de tripulantes de cabina de Ryanair – prevista para el 25 y 26 de julio – , que afectará a toda España, y la del personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de El Prat los días 27 y 28 de julioy 3 y 4 de agosto.

Por ello, hemos querido recordaros en esta entrada las indemnizaciones por el retraso en un vuelo y otras incidencias comunes cuando viajamos.

Indemnizaciones por retraso en un vuelo

El Reglamento europeo 261/2004 regula los derechos de los pasajeros de todos aquellos vuelos que salgan de aeropuertos de la Unión Europea, Islandia, Noruega y Suiza; los operados por compañías comunitarias, aunque partan de aeropuertos no comunitarios; así como los operados por compañías no comunitarias que salgan de territorio comunitario.

Este Reglamento recoge las indemnizaciones a las que tiene derecho el pasajero en caso de denegación de embarque, cancelación, retraso y cambio de clase. Sin embargo, no resulta de aplicación en los viajes gratuitos o con billete de precio reducido que no esté directa o indirectamente a disposición del público.

Así, podemos reclamar una indemnización ante los siguientes supuestos:

Retrasos en la salida de los vuelos

Tanto la distancia del vuelo como el tiempo de retraso respecto a la hora de salida prevista afectan a la indemnización que los pasajeros puedan reclamar. En todo caso, cuando el retraso sea de dos horas en adelante el pasajero tendrá derecho a comida, bebida y llamadas telefónicas, así como alojamiento y transporte si la salida se produjera al día siguiente o más tarde.

Para retrasos a partir de tres horas, el pasajero tendrá derecho a una indemnización de 250€ a 600€ en función de la distancia del vuelo. Por último, para retrasos de 5 horas en adelante, podrá exigir el reembolso del precio íntegro del billete si decide no viajar, así como un vuelo de vuelta al punto de partida.

 Cancelación del vuelo

En estos casos el pasajero tendrá derecho al reembolso del precio íntegro del billete o si lo prefiere el traslado al destino final en condiciones similares y en fechas que convengan al mismo. Para los casos en que la compañía no ofrezca transporte alternativo y sea el cliente quien busque éste, la compañía tendrá que reembolsarle los gastos en que haya incurrido por tal motivo.

Además, si no eres informado de la cancelación de tu vuelo con la suficiente antelación tendrás derecho a una indemnización que podrá oscilar entre los 250 y los 600 €.

Denegación de embarque

El motivo más común es el overbooking.En estos casos el pasajero tendrá derecho a elegir entre el transporte al destino final por medios alternativos equiparables o el reembolso del importe del billete.

Pérdida o deterioro de equipaje facturado

Las indemnizaciones por equipaje se rigen según el Convenio de Montreal, que establece una indemnización máxima de 1.414 euros por daños y perjuicios sufridos, además del reembolso de los gastos derivados de la compra de necesidades básicas durante el periodo en el que no se disponga del equipaje, salvo declaración especial de valor previo a la facturación del equipaje.

Para poder reclamar derechos por un incidente con el equipaje es necesario tramitar previamente el Parte de Irregularidad de Equipaje (P.I.R.) en el aeropuerto, ya que si no se tramita se presume que el equipaje ha sido entregado correctamente y en buen estado. El plazo para tramitar el P.I.R. es de 7 días en caso de daños en el equipaje o de 21 días en caso de retraso o pérdida, pero es recomendable hacerlo tras aterrizar, antes de abandonar el aeropuerto.

En caso de facturación con artículos valiosos, puede acogerse a un límite de responsabilidad superior a 1.233 euros efectuando una declaración especial de valor del equipaje, como muy tarde en el momento de facturar (implicar pagar una tarifa suplementaria). Otra alternativa es un seguro de viaje privado.

Conclusión

Por todo ello, aconsejamos conservar todos los justificantes del daño o perjuicio producido e iniciar la reclamación de inmediato. En primer lugar, frente a la propia aerolínea en la que se ha realizado el viaje, y, en caso de denegación o falta de contestación, ante el organismo nacional correspondiente, siendo en España dicho organismo la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies